Searched For

Aprender a buscarse la vida

En la sala de actos de la Escola del Treball de Barcelona y con un foro de 300 jóvenes, la mayoría “milleniums” estudiantes de ciclos profesionales, hemos hablado de los recursos, las herramientas y las actitudes, para ser “empleable” en el momento en que vivimos

IX Jornadas internacionales de RRHH

Hemos hablado de “liderazgo ético” en el Congreso de RRHH en Girona, en el que han participado entre otros Randstad,Manpower,Adecco,Infofeina,Foment,Ajuntament de Girona etc y ponentes como Inma Puig, Carlos Cubeiro, Mª Angeles Tejada entre otros, con una participación de 160 inscritos

Se-nos-ha-ido-Bauman

 

No me gusta nada empezar el año con malas noticias aunque sea el mal que todos los días , sin que nos acostumbremos del todo, pero si duda, el fallecimiento de Sygmund Bauman, ha significado, algo así como, si nos amputaran un poco de esta esperanza a la que nos aferramos algunos ilusos que creemos que con nuestra pequeña labor cotidiana y convirtiendo en valor lo poco que hacemos, podemos cambiar algo el estado de las cosas.

Conocí a Bauman, en una de sus escasas visitas a Barcelona y más allá de sus reflexiones, su simple presencia y su carisma envuelto en un halo de tolerancia y compasión, que apuntalaba mis creencias en este mundo utópico en el que debiera prevalecer, cuanto menos el sentido común, este hombre interpretaba el momento actual con una sabiduría y un sentido común únicos, comunicaba de forma fácil, sutil, discreta, evitando la vanalidad y con la mayor sencillez desnudando la verdad simple.

En un momento en el que todo el mundo se cree capaz de vender ideas, productos , servicios o simples frases empaquetadas en teorías bajo formas tan complejas como, conferencias, libros, cursos a los que llaman, sin pudor, desarrollo personal, formación o incluso masters; cuando todo el mundo invoca la figura del liderazgo, precisamente porque no abunda y en una situación en que la densidad de la comunicación, supera con creces la calidad de la misma, el referente de Bauman significaba una dosis de aire fresco y un sorbo de agua fresca que aliviaba este empacho teórico, analizando y explicando con humildad y realismo este momento de la historia al que él mismo denominaba como los tiempos líquidos.

El siglo de la tecnología está siendo muy cruel con los filósofos verdaderos, de la misma forma que se rechaza a la gente capaz de pensar o analizar, porque ello equivale a perder el tiempo y paradójicamente en el mundo empresarial se  contrata a la mayoría de profesionales para que sean sólo “aplicadores”, valoramos sus competencias para resolver cosas, buscamos comprar talento, pero ignoramos a aquellos que aman el saber, a menudo ni siquiera sabemos descubrirlos, porque tenemos métodos sólo a corto plazo y cuando formamos, priorizamos la materia que creemos mostrar, antes que el aprendizaje, creemos tener lideres inspiradores y solo tenemos jefes mediocres, naturalmente nuestros objetivos son económicos, pero olvidamos que las personas, no trabajan sólo por dinero y a menudo nos perdemos el talento que entra en muchas corporaciones en forma de becarios o de seniors, porque no queremos dedicar el tiempo para paramos a escucharlos y conocerlos.

Este sistema y esta forma de dirección, muy común a muchas corporaciones, puede resultar válido para optimizar costes y recursos humanos a corto plazo, pero impide que los profesionales con los que trabajamos, encuentren un auténtico sentido de vida en lo que hacen y se vayan; la razón es que casi nadie se siente ubicado y seguro en el mundo actual. Precisamente la licuidad de la que hablaba Bauman, es la ausencia de estructuras sociales, la falta de valores sólidos o la pérdida de la individualidad como consumidores, para él, la sociedad no era otra cosa que una red, más o menos social, internet, un espacio universal y las personas somos simples testigos y/o víctimas de los planes económicos y las estrategias de marketing de un mercado que necesita nutrirse del consumo para sobrevivir.

Bauman, nos recordaba lo que somos y lo que podemos perdernos por renunciar a nuestros propios proyectos vitales, por ello, todas las personas que no nos sentimos satisfechas por las desigualdades del mundo, por el funcionamiento macroeconómico, por la mala distribución de las oportunidades, por las discriminaciones de género, de edad o de lo que sea, porque aborrecemos el exceso de frases bonitas , consejos o libros de autoayuda sin experiencia práctica, todos nos sentimos huérfanos ya que nos faltará  alguien, que simplemente nos recordaba, que la verdad sólo necesita mostrarse.

 

 

 

La-suerte-de-los-tontos

Supongo que nos ha pasado a más de uno, que al enseñar y después  iniciar a alguien en un juego, ya sea de mesa o en campo abierto, por alguna razón el primer dia resulta ganador, supongo que esta paradoja se produce por distintas razones y una de ellas debe ser que los demás habituales, bajamos la guardia ante el neófito o puede que inconscientemente le dejamos ganar , para que se anime.

Esta situación es muy común en nuestro país, y sucede tanto en el mundo empresarial, lo he podido comprobar con algunos “fichajes” que parecían espectaculares y que al poco tiempo destacaban las carencias y  casi nos hemos acostumbrado  a verlo en la clase política en el dia a dia, especialmente en los ayuntamientos, pues  a menudo no son suficientes los buenos propósitos que algunas veces-aunque parezca mentira- alguno y sobre todo alguna ciudadana los tiene, sino que se requiere capacidad de gestión, la palabra mágica para que funcionen las cosas.

Sin duda este es un pais de gestores, seguro que sí, pero de los que yo digo por cuenta propia, porque el beneficio personal , el ego, el justificante y la manipulación, forman parte de la genética de un país, que ha sobrevivido siglos, soportando la desigualdad mientras se ha podido sobrevivir de alguna forma. Por ello, nadie se sonroja -ya que tampoco se recuerda- cuando se “regalan”1.300 millones, de los españoles,en el tema Castor, o las afirmaciones del entonces ministro Soria, cuando en 2013, afirmó que se congelaría el precio de la energía, que en estos días ha subido un 42 % respecto al pasado año, sin que nadie denuncie que la mayoría de ex-dirigentes están colocados en las 10 mayores empresas del país como “consejeros” ¿de qué? y salarios de seis cifras, todo parece estar bien mientras exista el fútbol, las miserias televisadas de la gente y sólo vayan a la cárcel los pobres.

Que poco hemos cambiado en 300 años, nuestra clase política sigue siendo la troupe de cortesanos del siglo de oro, la iniciativa privada sigue siendo castigada, el dinero-o sea los bancos-siguen manteniendo a flote la ficción de la economía, mientras esta globalización que no para, sigue idolatrando el consumo desmesurado, como signo de éxito personal, la expectativa de que un golpe de suerte-enchufe-te coloque en la “pomada del poder”sin importar demasiado tus conocimientos, provoca que muchos advenedizos aspiren a colocarse para disfrutar “esta suerte de los tontos”.
A veces me pregunto si todo eso, no tendrá que ver con los valores y que hubiera pasado si en vez de alinearnos con la contrarreforma, hubiéramos seguido un camino más racional, en la linea calvinista o erasmiana, ya que algo tendrá que ver Dios, con nuestra forma de afrontar la vida, mucho me temo que aquí estamos habituados a esperar este golpe de suerte que nos evite trabajar, pensando que los verdaderamente idiotas son los que lo hacen, pagan impuestos y se preocupan de su comunidad, incluídos los animales, al contrario de los que piensan que a través de su esfuerzo y trabajo llegan a tener éxito en la vida, pues nada, en cualquier caso, te deseo que seas feliz.

 

 

la-gran-fantasmada

Despedimos una año muy especial, como todos o como ninguno, para muchos un paso más hacia el ocaso, como diría mi paisano el Dr Eudal Carbonell ,ya que aún no somos humanos, y  seguimos sin entender  que compartimos un mundo común, claro que los paleontólogos cuentan los años, por milenios, yo prefiero ser más optimista y aunque caminamos  por tiempos muy líquidos, en los que nada permanece del todo, que no nos roben la esperanza.

Por eso, prefiero creer en la fortuna de seguir vivos, con algo de salud y recordar que hace 50 años, que se nos fué Walt Disney, un soñador genial, que se clavó en mi vida a los 5 años robándome la mamá de Bambi y dejando una huella de fantasía que compartí con mis hijos y ahora con  nietos; este hombre fue un empresario fantástico y un ejemplo de emprendeduria a copiar, un profeta de la innovación, el método, la resistencia a la frustación, liderazgo, gestión de equipos, no entiendo porque no se estudia su proyecto en las escuelas de negocio.

Y hablando de economía, en este año que se nos fué, también hemos aprendido que los políticos se parecen a los fantasmas y sirven para poco, pues al final, los tan nombrados y recurridos recursos humanos, en este caso diputados, asesores, consejeros, concejales, senadores etc.., hacen poca falta, porque si tienes una organización con buenos hábitos y rutinas en los negociados, el país sigue funcionando más o menos. Claro está, a costa del pueblo, que paga con recortes y sacrificio los estragos de una mala administración y de la corrupción ni hablamos, pues en mi opinión, es mucho más dañina la incompetencia y la mediocridad, los docentes decimos que el peor ignorante es aquel que no sabe que lo es, o no quiere saberlo.

Dejemos aparte la golfería y vamos a cosas más serias, como el paro, que ciertamente ha bajado y esto es lo bueno, pero  deberíamos analizar la calidad del empleo y también de sueldos, yo creo que antes de vocear alegremente estos logros con la bandera de la reforma laboral, deberían profundizar un poco en varios temas y hacerse algunas preguntas ¿Por qué la universidad sigue viviendo alejada de las necesidades del mundo empresarial? ; ¿para cuándo una auténtica formación “dual” especialmente en la FP;  ¿a que esperan muchas empresas, para integrar profesionales femeninos en puestos de decisión, ignorando que son más eficientes, productivas y cuyas competencias naturales, son las que precisa el mundo de la empresa? Y otra más ¿que pasa con la formación continua a partir de los 45 años?, es obvio, que precisamente en la mitad de la vida profesional, es cuando puede desarrollar todo su potencial, tiene experiencia y aspira a saber más y mejor, no sólo para mantenerse competitivo, sino para mentorizar a sus equipos y a la generación que va a sucederle.

Claro está, que todo eso no es política y quizás el tema de la educación interesa poco, por eso en menos de 20 años, han ido cambiando las leyes, cuando el problema es simplemente de adaptarse con sentido común, ni tenemos los profesores de Finlandia, ni tratamos a nuestros escolares como en Inglaterra, aquí somos católicos, no calvinistas y hay que mejorar desde el modelo propio, pero claro está con los valores, que siempre “habían “ existido, lo que pasa es que no hay sentido de estado a medio y largo plazo, más allá de que los políticos se aseguren sus 4 años de mandato, seguimos condicionados por el pasado y  aquí no surge un Disney o un empresario soñador, que vuelve a levantarse después de un fracaso, porque al emprendedor, se le envidia más que se le admira y se le castigan los errores, tampoco nadie ha pensado que una forma de rebajar el paro, sería fomentar el emprendimiento desde la escuela, entonces tendríamos más empresarios que empleadores, que no es lo mismo, pero ¿sabeis lo mejor de cambiar de año? Pues que todo empieza de nuevo y al fin y al cabo, vivir ya es una aventura. A disfrutarlo!!!

 

Empleabilidad-en-la-radio

Hoy en RNE, en Barcelona, hemos hablado con un headhunter y  una profesional de outplacement, de aquellas condiciones, que permiten ser empleable, formación, aptitudes, netwoeking, reputación y sobre todo para mí, l´actitud, porqué éste es el verdadero motor para conseguir ser empleable.

Con-la-Fundación-Vicente-Ferrer

Con motivo de la entrega de Premios Fidem de este año, pude disfrutar y hablar con Anna Ferrer la Presidenta de la Fundación Vicente Ferrer en Anantapur (India), una mujer hermosa, brillante y de un gran carisma, que dirige esta Fundación que ayuda a millones de personas desfavorecidas, una suerte para mí, abrazarla y compartir sus valores de vida.

Es-que-ya-no-somos-robots

 

Hace unos días, cayó en mis manos un informe muy interesante, hablaba de aquellas tareas y empleos que podrían ser realizadas en un futuro próximo por robots, elaborado-supongo- con la rigidez  esperada por McKinsey Quarterly , analizando las funciones laborales, susceptibles de poder automatizarse en el futuro.

Así por ejemplo, la dirección de personas se le considera “difícil” de robotizar, mientras la interacción con otros, parece más fácil, tema  interesante  en lo referente a los trabajos físicos, en que somos perfectamente reemplazables, también es relevante que en Educación, pueda ser automática la aplicación de conocimiento, a saber de  qué conocimiento hablamos.

El artículo concluye advirtiendo que la robotización podría transformar el entorno laboral, dejando al criterio de los líderes la decisión de automatizar aquellas tareas en función simplemente de la productividad y yo diría más bien de “reducir costes”.

De hecho en el siglo XX, ya se produjo un cambio en la forma de trabajar, la maquinaria, las cadenas de montaje, la organización de la producción en serie, buscaban objetivos de rentabilidad y en este siglo, el desarrollo tecnológico y la digitalización de todo, van por el mismo camino, o sea producir, muy barato y vender muy por encima de lo necesario.

Lo que para algunos puede resultar un avance en las formas de organización y dirección empresarial  y un signo  evidente de prosperidad, para otros, como yo, no es otra cosa que  la aplicación del materialismo “a saco”, que persigue por encima de todo el enriquecimiento de algunos y el sometimiento de la mayoría a los mandatos de un mercado repleto de bienes y servicios, la mayoría prescindibles y que lejos de mejorar la calidad de vida de la gente, la llevan a la más absoluta opacidad, pervirtiendo su capacidad de decisión individual, al convertirlos en rehenes de un sistema del que es difícil escapar.

Cuando la capacidad de decisión, no deriva de un razonamiento libre, cuando el método, la inercia del sistema o las decisiones de “otros” superan la posibilidad de dialogar, discutir o en su caso buscar nuevos caminos, es lo más parecido a la robotización. El robot no piensa, no decide, no inventa, o delibera, ni siente y este es el escenario tan cercano que ya vemos en muchas empresas, hoy tenemos hasta jefes robots, incapaces de pensar por sí mismos que aplican lo que les han programado, y lo vemos a menudo en nuestra vida diaria, camareros que no escuchan, dependientes que no saben, obreros pendientes de la hora del cierre, millones de “aplicadores” incapaces de pensar por sí mismos.

Y en la calle, familias en las que cada miembro sólo habla con su móvil, comunicación forjada en la base de frases hechas”ya te llamo” “ a ver cuando cenamos”ó este “hasta luego” que evidencia poco más que una rutina, la gente se escapa de sí misma ya sea para comprar “un master” apuntarse a viajes organizados o comida en conserva. ¿Cuántos aventureros hay? ¿Quién cocina para los suyos? O mejor…¿quién es capaz de cerrar el televisor en la comida y hablar con sus hijos? , Quien te llama para saber como estás? , Quien te reconoce lo bien que haces tu trabajo? ¿Quién te evalúa y te lo dice? ¿Quién estudia simplemente para hacer mejor su trabajo?  Pues eso, ya casi somos robots.

Andas-siempre-con-lo-puesto

Como dice mi paisano Serrat,..”uno sólo es lo que es y anda siempre con lo puesto”  y ya toca que pensemos  en voz  alta, porqué la gente se ha llegado a creer que a base de disfrazarse, de comprar masters o de estar cerca de gente que parece que tenga poder, le cambia la cara -veáse la cara de imbécil de los comparsas de fotos o que salen en la tele- ignorando que los demás pensamos que no tienen cara de nada y todo este envoltorio no es más que el “bótox”que pretende una imagen y una presencia que no son suyas .

Que ya no vale el engaño, vale? que este es un país con mucho plástico, capaz de adaptarse a lo que otros inventan cada dia, sin una pizca de coraje para cambiar nada y que conste, que no voy de pesimista sino todo lo contrario, soy de lo más optimista que corre, porqué aún creo en la gente de mi alrededor, naturalmente no espero que cambie nadie, pero yo sigo siendo capaz de aprender a conocer un poco más,  respetar todo lo que pueda y ser más generoso o a lo mejor más compasivo, para ayudarme a estar mejor.

Analizar como hemos llegado hasta aquí a nivel de sociedad, no debiera ser difícil para un amante de la historia clásica como yo, baste repasar como acabó el imperio romano en el siglo V de nuestra era, en realidad no fueron los bárbaros, tampoco la decadencia de sus costumbres, ni siquiera la división del imperio o la incompetencia de sus líderes, simplemente no  se adaptaron, no escucharon y no entendieron que en el fondo aquellos “bárbaros” venidos del norte simplemente querían vivir como ellos pero no querían que se les obligara a ello., todo el mundo tiene derecho a decidir su forma de suicidio, aquí construimos bombas para que se mate la gente, acabamos con el ozono y los hielos y nos despedazamos en el mercado, haciéndole creer a la gente que la superación como ser humano , consiste en mejorar su capacidad de compra.

Esta reflexión funciona cuando pensamos en la democracia, la verdad es que es otra utopía porque en la naturaleza del ser humano, cada uno aspira a ser distinto de otro, igualar para superar o como mínimo ser distinto, no somos hormigas si podemos evitarlo, el 75 % de la humanidad nace predeterminado a esclavizarse en otro mundo el tercero o el que sea, aquí sólo  te esclavizas al consumo.  Que querías de joven? ser distinto, dejarte el tupé de los Beatles, ahora hay que piercing..earse , tatuarse, twitear , o anti-vestirse, y todo para ser feliz.

No nos gusta pensar, porqué siempre es más cómodo que piensen otros, antes estudiar para tener un título daba trabajo, ahora ni éso, por éso nadie estudia más de lo necesario, ni quiere aprender mucho, quizás porque tampoco mucha gente quiere enseñar más allá de su obligación salarial.

Yo creo que la solución de todo ésto y lo digo por experiencia, consiste en tratar de descubrir alguna cosa que seamos capaces de hacer bien, buscar la forma de aprenderlo mejor que los demás,  practicarlo todo lo posible , sea aquí en Pekin o en Pokón ,y dedicarse lo máximo a llevarlo a cabo, sin  más disfraz que lo que uno lleva puesto, creer que los títulos académicos, los masters y toda la parafernalia, no valen más que el auténtico conocimiento, que es “hijo” de la práctica, la persistencia o mejor ,”la voluntad” obstinada y que seremos útiles , si somos competentes para solucionar algo a otras personas y al final cuando alguien nos mire le diremos que somos lo que tiene delante de sus ojos y  ojalá que lo mejor que lleves puesto en este momento, sea una sonrisa, Buena suerte!!