Category Artículos

La caida más dura

La caída más dura. Por Miquel Bonet, profesor, abogado, autor de ¡Búscate la vida!

En un pueblo de Italia, creo que Catanzaro, con más habitantes que Zamora, hace unos días hubo un miting electoral con motivo de las elecciones  municipales, nada de nuevo hasta aquí, pero lo mejor de todo es que en este miting celebrado en la Plaza Mayor, no había nadie y encima los pocos vecinos que estaban por allí, desconectaron la megafonía. Esta gente, sin saberlo, estaba señalando un camino, que da contenido a este paradigma de “la indignación” que es un hecho en medio mundo, encima y para colmo de la noticia, en muchos pueblos de nuestra vecina Italia, el porcentaje de votantes, apenas ha pasado del 15 %.

Claro que esto a los políticos les importa bien poco, para qué, a ellos sólo les preocupa, el corto plazo, o sea los 4 años de mandato, a fin de  seguir viviendo de los demás, ellos son una rémora que se enquista en la mediocridad de nuestra sociedad, a la que ven como su forma de existencia, sobreviven igual que esta gente que se inventa cada dia una vida para contarla por televisión, paseando sus grotescas miserias, para un público que prefiere mirar las miserias de los demás, para olvidarse un rato de las propias.

Y eso es lo que hay, un país que no sabe donde va, poblado por gente que no sabe que hacer con sus vidas, más allá de quejarse porque perdieron las subvenciones, sin saber a quien echarle la culpa, y mientras unos se acurrucan en el nido familiar, que amagando con el plato en la mesa, otros, aguantan sus miserias en la barra del bar, esperando que alguien les compadezca,  mientras tanto, siguen culpabilizando a la sociedad de la que viven, jugando a retrasar el enfrentamiento con su propia vida.

Que ya  está bien de bancos, de políticos, de ladrillos y del “sálvame“, ¿o es que no se dan cuenta, que lo único que les puede salvar  es su propio coraje y el esfuerzo de enfrentarse a la vida? Lo repitió mi paisano Pep, al que se lo contarían sus padres y a ésos, los parientes que sobrevivieron  a la guerra civil.. “hay que levantarse muy, muy temprano y ponerse a trabajar” porque nadie va a hacer por ti lo que no hagas tú por ti  mismo y es que no hay otra fórmula, porque cuando el país está arruinado, no queda otra protección que arremangarse y caminar.

No deberíamos tener que recordar a la juventud, que tiene toda una vida por delante y es dueña de su destino, sin  esperar ayuda de nadie, porque al otro lado de la puerta, sólo existe la incertidumbre y cuando hablamos de madurar, significa la capacidad para elegir la propia vida. Nada nos han dado los políticos y nada van a dar, porque ya han demostrado que ni siquiera saben administrar el bien común,  ¿de que nos sirven tantas escuelas, tener más sanidad que media Europa, más autopistas, AVE y millones de casas, si somos incapaces de disfrutar la posibilidad de tener un trabajo y los medios para ser felices?

Hay que revolverse ante la gran mentira de esta sociedad, que vende sueños que no se pueden comprar y que quiere enseñarnos que somos iguales, simplemente porque paseamos por las mismas calles y miramos los mismos escaparates, pero algunos tienen el bolsillo lleno y otros no saben si llegarán al mes siguientes, algunos recordaremos los últimos “8 años como  aquellos en que nos escapamos a una nube, pero nos hemos despertado besando el suelo” y con la esperanza destrozada porque entre  políticos y financieros, nos vendieron el paraiso, en el bazar del “todo al cien” y ahora nadie quiere despertarse.

No sabemos vender

No sabemos vender. Por Miquel Bonet, Profesor, abogado, autor de “Búscate la vida”

Durante siglos, los catalanes hemos disfrutado del reconocimiento universal como comerciantes, diríamos que es una competencia heredada por generaciones y que además nos ha gustado a la mayoría, eso de comprar y vender, que no es otra cosa que tratar de satisfacer las necesidades de otros: Como hijo de comerciante, he podido experimentar esta sensación desde antes de cumplir mis 10 años y además en el mejor lugar de aprendizaje, que no es otro que el mercado, lugar de culto para mí y que no dejo nunca de visitarlos en mis frecuentes viajes africanos y orientales.

Actualmente el mundo sigue siendo el mayor bazar, gracias a la globalización y  a que se nos ha hecho más redondo-cercano- y más pequeño-rápido-, gracias a internet esto funciona así, y  todo el mundo debería entenderlo, pero, mi pequeño país, curiosamente sigue caminando  dos pasos por detrás de la realidad y está a punto de descolgarse de este merecido prestigio comercial, me explicaré.

Para no sonrojarme evito referirme al innombrable número de parados, pero curiosamente y según   datos de gente que profesionalmente se dedica a cubrir ofertas de trabajo, faltan más de 16.000 comerciales sólo en Catalunya, y eso, a pesar de la eterna lucha de los colegios profesionales y colectivos afines, relacionados con la venta ; yo mismo fui testigo y promotor de la iniciativa del Club de Dirigentes de Ventas (hoy de Marketing) de Barcelona, y de eso sólo hace 40 años, para conseguir un reconocimiento universitario de la Carrera de Ventas, al estilo de lo que existe en EEUU y Europa.

Es triste, pero ser comercial igual que ser “empresario” no está de moda y se está perdiendo esta tradición que formaba parte del ADN de mi tierra. Y ¿saben quienes han tomado el relevo? Pues los inmigrantes, especialmente árabes, chinos y sudamericanos , todos ellos , procedentes de culturas abiertas y expertas en eso que llamamos la comercialización de productos y servicios.

Mientras aquí, nos empeñamos en discutir la idoneidad de la formación profesional ó seguimos buscándonos el ombligo con el tema de los horarios comerciales y poniendo barreras al desierto, por razones políticas y seguramente influidas por un sistema educativo paternalista y nada eficiente, otra gente, que obviamente no tiene nada que perder, está funcionando, porque quieren simplemente sobrevivir y prosperar lejos de su país de origen,  ya se han enterado de que cada fin de semana llegan a Barcelona miles de cruceristas al año.

¿Dónde está el truco? Para mí , poco tiene que ver con el talento o la formación académica, aunque me dedique a eso,  porque se trata únicamente de valores y de actitud.Según Lang Lang, virtuoso pianista, los chinos fracasaron en su modelo de “comunismo maoísta”, porque desde hace más de 5.000 años, su filosofía de vida descansa sobre dos pilares: el trabajo y el esfuerzo, mientras aquí hace menos de 5 años, nos estábamos planteando trabajar menos y tener un banco, un ambulatorio, el metro, Ave y autopistas gratis y todo al lado de casa, aspirando al mejor estado del bienestar del mundo.

¿Y quien paga todo eso? Cuando nadie quiere esforzarse, ni siquiera, en buscarse trabajo en el pueblo de al lado, pues hasta el paro se cobra por internet, se pasan grados académicos con asignaturas suspendidas y todo el mundo hace masters en un país que tiene más universidades, coches oficiales, kilómetros de  AVE y funcionarios que nadie.

Vender significa, estar disponible al consumidor y tratar de convencer a alguien de la bondad de un producto o servicio nada más que eso, se trata de tener donde elegir las 24 horas del dia, entonces, ¿Por qué ponemos  trabas, al esfuerzo y la creatividad personal, imponiendo horarios comerciales?, ¿porqué desprestigiamos la profesión comercial y la emprendeduria? ¿Por qué nos perdemos la relación emocional que significa conocer, hablar y tratar con la gente? que es el  mejor “master de experiencia”.Supongo que aún estamos a tiempo, pero más vale, que incentivemos a nuestros hijos para que sean autosuficentes y sepan vender lo que han aprendido, porque ya no hay plazas para funcionarios.

Háblame en cristiano

Háblame en cristiano. Por Miquel Bonet,Profesor,abogado, autor de ¡Búscate la vida!

Nadie pone en duda que la comunicación constituye la competencia clave, no sólo en el mundo profesional, sino en la propia vida, probablemente porque la verbalización de nuestros pensamientos nos permite en la mayoría de casos, no siempre, entendernos entre nosotros, y argumentar, persuadir , expresar o defender nuestras ideas.

Si trasladamos esta competencia clave , al proceso de formación universitaria o profesional, no sólo estamos experimentando un hábito que nos va a permitir influir sobre la gente , sino que además nos permite expresarnos con palabras, la conexión de ideas propias, que es  uno de los signos de la inteligencia en acción.

La idoneidad de incorporar el conocimiento de otras lenguas además de la propia para acceder un dia al mundo profesional en los tiempos en que vivimos, me parece tan obvio, como saber ir en bicicleta o comprender las luces de los semáforos, o sea necesario para subsistir.

¿Porqué? Pues porque desde que existe internet y  con la globalización, el mundo se nos hace pequeño y debemos tratar que nuestros hijos y alumnos, tengan unos mínimos de formación que les permitan enfrentarse a este nuevo escenario virtual, no es por casualidad que mientras aquí , no llegamos al 20 % de universitarios que hablan inglés, en la India, que se supone es un país del 3º mundo, aunque emergente, lo hablan el 100% de universitarios.

Los idiomas, siguen siendo una asignatura pendiente en este pais, como muchas otras, claro está que  con la mayoría de curriculums de carreras, entroncados en el siglo XIX, es fácil comprender, que la polémica de los idiomas, en un país divido como el nuestro, se reduce a criticar la inmersión linguística o quejarse sobre el “siseo” andaluz, o la dificultad del euskera.

Si es grave, que  la mitad de escolares  no entienda lo que lee (inf.Pisa) y acabe el grado , escribiendo con faltas de ortografia, o sin saber explicarse en público, habiendo pagado entre todos los contribuyentes más del 80 % de la formación pública, no es admisible este  inmovilismo-aquí nadie va a buscar trabajo a 20 km de su casa- tampoco, que no tengan un dominio de una lengua extranjera, naturalmente usándola, que les permita explotar los conocimientos adquiridas y demostrar su talento, que al fin y al cabo, es la finalidad más importante de su formación.

He trabajado durante mis úlimos 25 años, en el sector de RRHH y especialmente preparando y buscando gente , digamos “empleable” en un mercado de ofertas de trabajo cada vez más competitivo, creo honestamente, que si quieres trabajar necesitas simplemente tres cosas.

Conocimientos, los que tengas uniendo tus habilidades,formación adquirida básicamente informática e idiomas, capacidades y  no te importe la cantidad que poseas de talento, sino como sepas jugarlo en tu vida, pero sobre todo descubre que es lo que sabes hacer mejor.

Cuida tus valores, reapréndelos si hace falta, en un mercado muy competitivo, las empresas, no buscan al mejor si no al más adecuado y siempre a las “buenas personas”, capaces de trabajar con otros, empáticos, proactivos, conciliadores, con cultura del esfuerzo y el respeto.

Por último, actitud, importa lo que quieres hacer, por ello no es  tanto lo que sepas, sino lo que quieras hacer, tu compromiso,recuerda que la palabra “agua” no moja y eso es hablar cristiano.

….Y ahora que?

Y ahora que? Por Miquel Bonet

Ya está, ya ha pasado la huelga, bueno por lo menos, la parte oficial de la misma y por desgracia, casi todo sigue como estaba, porque quedó claro, que la huelga sólo sirvió para dos objetivos, el primero de ellos, para que los sindicalistas que viven “del momio” se hayan justificado ante sus bases , intentando tapar , la absoluta nulidad de su, no me atrevo a decir trabajo, diríamos mejor, su razón de ser y segundo, para que  parte de  este 23 % de parados, pueda salir a la calle, a protestar contra una sociedad que es incapaz de darles trabajo.

Vamos a poner un poco de racionalidad a todo éso, aunque quiero advertir, que soy un convencido del derecho de huelga y de los sindicatos, al fin y al cabo soy obrero, hijo de obreros y luchamos decenios para un sistema de libertades y democracia, también debo confesar que mi generación-nacidos antes de 1950- no lo hemos logrado.

No hemos conseguido que los representantes de los trabajadores, tengan el nivel, el oficio y la profesionalidad necesaria, para que realmente tutelen por encima de todo el interés de sus representados, ante el propio, han evidenciado que no saben negociar,¿no sería mejor acudir a agentes sociales preparados para ello? Tampoco entienden nada de la flexiseguridad y una vez conseguida la devolución de sus patrimonios y las correspondientes subvenciones, poco han hecho para crear las bases de una nueva forma de trabajar, para conseguir que los trabajadores sean más empleables, más productivos y por tanto más competentes, siguen viendo al empresario como enemigo en vez de un socio necesario, porque siempre es mejor criticar , que construir una idea nueva, pues para eso hay que trabajar.

Todo lo contrario, se han enquistado, en una maraña de ayudas, reclamando derechos, a menudo en condiciones que rozan la coacción, ignorando en que consiste un mercado de oferta y demanda y han perdido en las épocas de bonanza, una oportunidad única para profesionalizarse al estilo de sus colegas europeos y hoy ni tienen representatividad, ni mucho menos credibilidad, no han conseguido ni siquiera, ser sostenibles, claro que, tampoco lo son, para vergüenza de tod@s, ni las patronales, ni siquiera la cultura, aquí se subvenciona todo, porque hemos conformado un modelo de “amoralidad” , recuérdese que moral, viene del latin “mor ,moris” y significa costumbre, por eso aquí, el nepotismo se considera normal.

La segunda parte,  ha sido deformar el objetivo de una huelga, para convertirlo en un mecanismo popular de protesta, de queja, incluso de rabia impotente, para 5 millones de personas, que han sido engañadas en los últimos 10 años, por gobiernos, que obviamente no nos merecemos, hemos pasado de ser un país que pretendía ser la 8ª potencia mundial y que regaló 400 euros lineales por contribuyente, a ser un país que gasta más de lo que genera y por tanto en clara recesión y viviendo del crédito de la usura europea.

Me dedico a intentar motivar a mis alumnos universitarios , para que se hagan empresarios, para que dejen de pensar- más de la mitad de ellos- en ser funcionarios, con perdón, pero el ejemplo de la calle, la influencia de un entorno cobarde, incluso familiar, no favorece precisamente que nadie arriesgue nada, la gente ha dejado de creer y de confiar, no se fían de los políticos, ni de la iglesia, ni de los sindicatos, ni de la tele, ni de nada, se refugian en sus amigos y en los twits y  eso no tiene que ver nada con la Reforma Laboral, criticada antes de que se ponga en marcha y que quizás no resuelva nada pero posible tampoco empeorará lo que hay ¿Por qué no dedicarse a explicarla , antes de combatirla?, y saben una cosa …y ahora qué? Pues trabajar más, aprender más, innovar un poco y vender fuera lo que hemos aprendido.

Se buscan emprendedores

Hace un par de años, fui invitado como Profesor , a dictar un curso para Mujeres Emprendedoras en Niamey (Niger) fue sin duda  una de estas experiencias, que uno recuerda  de por vida y no sólo por la complejidad o el exotismo del país, que no conocía especialmente, a pesar de haberme recorrido el Africa Occidental, en los últimos 18 años.

En mis viajes africanos, dedicados a estar con los Centros de Jóvenes de la calle, rescatados por los salesianos especialmente en Togo, Benin y Costa de Marfil, nunca he pasado la oportunidad de  colaborar en la docencia de futuros formadores y gestores docentes. Pero esn esta experiencia en Niger, lo que más me impactó fue la potencia y la energía de estas mujeres, básicamente de etnia tuareg, fuertes, pragmáticas y al tiempo emocionales,  seguras de sí mismas y  la mayoría, pequeñas comerciantes o emprendedoras de Pymes, la verdad es que fue una experiencia impactante.

Lo que tenían en común y que descubrías en sus ojos, mientras seguían con atención mi humilde comunicación y los diversas experiencias didácticas, era sin duda, su actitud para aprender y su vocación  como empresarias, naturalmente todas tenían familias, hijos y muchas cosas para atender, pero estaban allí, porque querían “nuevas herramientas” de gestión que pudieran mejorar lo que ya hacían todos los días, mucho mejor que yo, su curiosidad y la pasión por el aprendizaje eran impresionantes.

Esta percepción contrasta radicalmente con la llaxitud ante el aprendizaje, de nuestro país y las experiencia a menudo, sin ningún reconocimiento, que me toca vivir como profesor, cuando trato de hacer docencia en la universidad o en escuelas de negocio, quizás mucha gente no lo ha detectado, y muchos lo han ignorado, en especial los que se dicen “servidores” del país y cobran por esto, quizás no quieren aceptarlo o no saben como hacerlo, pero aquí y ahora, hay que empezar por cambiar el sistema educativo.

 O ¿es que no se dan cuenta? Que lo que se está haciendo en este momento es contrario a la competitividad, vamos al revés de lo que debería ser la esencia de la escuela, se está estimulando el camino “fácil” desde niños, estamos  cargándonos el hábito de pensar, de leer, de discurrir, de decir y lo que es peor de “descubrir”, por eso hay tan poca creatividad y nadie quiere asumir riesgos ¿ porque falta gente en FP?, pues  porque las “profesiones” como albañil, carpintero o fresador…. significaban el fracaso del estudiante, eran una penalización y por eso la gente tiene miedo a emprender, pues si fracasa  cree que socialmente lo rechazarán.

¿Saben lo que hace mucha gente que cobra una indemnización por despido? Pues, se va de vacaciones y ¿los que han trabajado algunos meses y tiene derecho a paro? Pues no buscan  otro empleo, ni en el pueblo de al lado, ni se reciclan, más del 70 % de nuestros jóvenes de menos de 25 años que no entran  el mercado laboral, no saben inglés, pero  tampoco tiene un buen vocabulario, o una cultura periférica en su lengua, acabaremos presumiendo de la ignorancia y ¿los emprendedores, donde están?

Cualquier progenitor, que tiene al hijo ocioso en casa o que prefiere prepararle la comida, plancharle la ropa o darle 50 euros para salir, lo está condenando a la mediocridad y puede que a la miseria, por ello, pienso que el único camino y probablemente el mejor, consiste en creer, que deben cambiar las cosas y empezar por dejar de lamentarse por la situación global, que ya es bastante triste, pero de la que “tod@s” somos algo responsables y ayudar a los hijos para que tengan iniciativas profesionales, aunque se equivoquen, porqué detrás del fracaso viene el éxito, si no se caen nunca, cuando lo hagan no sabrán levantarse, que es lo que ocurre cuando estos jóvenes se van de casa y tienen dificultades, porqué no tienen herramientas o no saben usarlas.

Y hay que decir sin rubor, lo que le pasa al país, hemos vivido 10 años, de ensueño, la gente tenía trabajo, con poco esfuerzo, vivir era relativamente fácil, lo llamaban la sociedad del bienestar, algún político idiota, vanidoso y obviamente inculto, llegó a decirnos que éramos una potencia mundial, por favor, ignorando seguramente que el único “bienestar” es el que uno mismo es capaz de crearse, impulsando seguridad, autoconfianza, valores personales, resistencia a la frustación, esfuerzo y mucho menos egoísmo.

 Quizás deberíamos descubrir desde la infancia, las vocaciones, porque no todos servimos para todo, y lo que no gusta, lo hacemos mal, cuando todo es fácil, no hay que pensar y la mediocridad crece, no es una tontería que la gente quiera ser funcionaria en su mayoría, si no se premia la meritocracia, si el progreso no va ligado al esfuerzo, se acaba por  presumir de ignorancia (vean el 33 % de Share en televisión con programas que no aportan nada y con gente que carece de escrúpulos y de vida personal), es cierto que no hay soluciones fáciles , pero lo más importante es saber el porqué y el paraqué hacer las cosas, que el “como”, seguro que la necesidad y un poco de actitud, nos llevará a descubrir la salida.

Piero de la Francesca y la Veracruz

La leyenda de la Vera Cruz de Piero della Francesca. Por Jaume Llacuna  y  Miquel Bonet

Cuando hablamos de “La leyenda de la Veracruz” y la atribuimos a Piero della Francesca, nos referimos, por supuesto, al extraordinario conjunto de frescos que se pueden contemplar en la iglesia de San Francisco de Arezzo pero, todos recordamos que la Leyenda tiene un origen literario bastante anterior y que pertenece al interesante mundo de las creencias religiosas, piadosas y extraordinarias que se forjaron a partir de los centros de interés de la Biblia o de los escritos religiosos más primitivos. Todos ellos fueron fuente de inspiración para la tradición popular, especialmente a lo largo de la Edad Media y de los principios del Renacimiento al amparo de las necesidades sociales por alejarse de una cruda realidad cotidiana y hallar la esperanza en la virtualidad que proponía las leyendas, las historias populares, las tradiciones ancestrales e, incluso, los miedos que subyugaban el quehacer más elemental de la colectividad.

La denominada “Leyenda” parte, pues, del texto La invención de la Santa Cruz perteneciente al libro La leyenda dorada de Santiago de la Vorágine, capítulo LXVIII. Se trata de una narración sobre el hallazgo de la Santa Cruz en la que murió Jesús y forma parte, nada más y nada menos, que del conjunto de doscientos cuarenta y tres textos con los que el dominico del s. XIII Santiago de la Vorágine, que llegó a ser arzobispo de Génova, narra la historia del santoral cristiano, si bien es cierto que algunos temas fueron añadidos posteriormente para aumentar el “inventario” de santos y santas cristianos y leyendas más o menos piadosas. Esto quiere decir que La leyenda dorada fue durante muchos siglos la fuente de inspiración de todo aquel que deseaba hacer una referencia a algún tema religioso conectado con el santoral. La realidad es que el libro fue muy popular a lo largo de los cinco siglos posteriores y dio lugar, como decimos, a una innumerable cantidad de pinturas, textos, sermones, cuentos, etc. que llenaban la vida cultural de aquella sociedad.

Hagamos un breve resumen de la Leyenda a sabiendas de que ello es fundamentalmente imposible y, por otra parte, es una lástima abreviar algo tan lleno de imágenes, ideas, personajes que convierten el texto en una obra de arte que no es de extrañar que arrastrara a quienes la leían o escuchaban. Para empezar, estando Adán enfermo su hijo Seth va al Paraíso a buscar un óleo para salvarle. No lo consigue pero San Miguel le da un tallo para plantar en el Monte Líbano el cual debe sanar a su padre cuando el árbol dé frutos. Pero, al regresar junto a su padre lo halla muerto, planta el tallo sobre su tumba y el árbol crece hasta hacerse una enorme planta que Salomón, ante la magnificencia del mismo, manda cortar para hacer una viga para su palacio. Pero, la historia se complica, la viga no tiene las proporciones adecuadas para el uso que se le pretende dar y los arquitectos la convierten en una pasarela del río. Años después la reina de Saba cruza el puente y adivina inmediatamente que sobre aquel madero morirá el Salvador del mundo. En este punto de la leyenda el texto hace referencia a otras “posibilidades” del famoso árbol: ha sido enterrado, aparece flotando misteriosamente,  y no es un único árbol sino cuatro piezas que forman la cruz de Cristo. Siguiendo la historia central: el madero es enterrado por más de doscientos años hasta que Santa Elena, madre del emperador Constantino, la descubre. Entre tanto, Constantino ha tenido el famoso sueño en el que ve el madero con la inscripción “In hoc signo vincis”. Con esta premonición Constantino vence a los bárbaros que pretenden cruzar el Danubio y se convierte al cristianismo. El descubrimiento de la cruz por Santa Elena forma una historia dentro de la historia principal (no es el único caso dado que el autor hace permanentes incursiones en otras historias, básicamente haciéndose eco de la Historia Eclesiástica). Santa Elena pide al hebreo Judas que le indique donde está la cruz. Éste niega saberlo pero toma un azadón y empieza a cavar en un terreno que podría guardar la reliquia. Al cabo de un rato halla tres cruces. Lógicamente, no sabe cual de las tres es la de Cristo. Pasa accidentalmente en ese momento un cortejo fúnebre cerca del lugar y a Judas se le ocurre la brillante idea de depositar el cuerpo del muerto sobre las tres cruces. Sobre una de ellas el muerto resucita indicando claramente que aquella era la cruz de Cristo. La historia de Santiago de la Vorágine contempla, como decimos, numerosas ramificaciones que, a partir de la historia central, generan leyendas paralelas: la conversión del hebreo Judas en Ciríaco y el atroz martirio del mismo tragándose plomo derretido o arrojándole a un pozo de serpientes (las cuales, por cierto, murieron todas), el hallazgo de los clavos de la cruz que brillaban como el oro, el mago engañando al joven cristiano, etc. La propia leyenda es base de innumerables leyendas.

Basándose en lo que hemos someramente contado, Piero della Francesca pinta entre 1452 y 1466 un monumental conjunto de frescos en la Capilla Mayor de la Basílica de San Francisco de Arezzo bajo el patrocinio de la familia más rica de la región, los Bacci.

Piero di Benedetto dei Franceschi nació en Borgo San Sepulcro (hoy Sansepolcro) hacia 1420, en el luminoso valle donde se unen la Toscana y la Umbria. Recordemos que, tradicionalmente, hablamos del origen del Renacimiento en la pintura con la figura de Massaccio, el cual había muerto en tiempos de nuestro autor, pero que había dejado una herencia muy bien definida aportando al arte la idea de perspectiva que, como sabemos, es la idea artística en la que se basa la innovación técnica del Renacimiento. Piero della Francesca se halla en un panorama en el cual las tendencias pictóricas se enmarcan entre el lirismo de Fra Angélico y el realismo de Paolo Uccello  añadiendo a la situación las características de su inicial maestro en Florencia, Doménico Veneziano. Este pintor aporta a la pintura del Quattrocento la nota de color, nacido en Venecia inicia ya lo que será posteriormente la escuela de los colores renacentistas venecianos. Veneziano añade más aceite a la témpera para intensificar los colores y para producir un efecto diáfano que marcará la luminosidad pálida de Piero della Francesca. Precisamente los dos pintores colaborarán en la primera actuación conocida de Piero, los frescos (desaparecidos) de la iglesia de San Egidio, 1439, en Florencia donde parece ser que se inicia la luminosidad que le caracteriza.

Junto a estas características de la luz y la perspectiva, Piero destaca por la “forma” específica de presentar sus personajes, forma que nos interesa mucho comentar por lo que supone de mensaje al margen del contenido explícito de la obra. La forma, el “ambiente” pálido de la escena, el hieratismo de los personajes, las miradas ausentes, la frialdad deliberada del escenario son aspectos intrínsecamente semánticos, portadores del contenido significativo que quiere transmitir. Piero della Francesca no desea transmitir una realidad, desea transmitir una idea, un pensamiento, un sueño, una elucubración más o menos metafísica en la que quiere introducirnos como en un paisaje mágico de espacios blancos y silenciosos.

Piero della Francesca es un pintor extremadamente “profesional”, nada queda al azar en su obra, parece ser, incluso, que realizaba pequeñas imágenes en cera sobre las que aplicaba paños mojados para ver de manera natural y realista las formas que adquirían, estas formas eran pasadas escrupulosamente sobre unos cartones y estos servían para marcar sobre el fresco las incisiones que determinarían la imagen pintada. Parece ser que determinaba con gran exactitud el color que deseaba para que sus ayudantes (la obra duró mucho tiempo),  pudieran seguir trabajando incluso en su ausencia, importante detalle para un autor muy viajero. Es interesante este hecho porque, como hemos señalado, el color es muy importante en la obra de Piero, el color crea un hálito de irrealidad a partir, precisamente, de la más pura realidad. Parece una contradicción pero no lo es: a partir de una iconografía basada en la materialización de personajes y escenas reales, el autor tamiza la totalidad con colores tenues, pálidos, blanquecinos, manchados con rasgos azules y rojos que contrastan notablemente sobre la escena, para que el resultados sea una realidad vista a través de un filtro capaz de alejar al espectador hacia una posición de ensueño, de escenario de teatro en el que las luces dan el verdadero sentido a la acción. De ahí que se haya hablado en alguna ocasión de la “luz mágica” de Piero della Francesca. Por otra parte, Piero era conocedor de las leyes físicas, de la matemática y de la geometría (materias sobre las que escribió varios tratados). Ello hace que su obra resulte extraordinariamente “organizada”, por hablar en estos términos, todo el conjunto está sometido a las leyes de la composición y la perspectiva lo que da al altar una estructura cerrada en la que se mueve el espectador, los laterales, el frente, la parte superior del conjunto, todo ello encierra al receptor en la atmósfera de estar en el centro de un mundo específico; la historia de la Vera Cruz se desarrolla como un todo que se centra en el ojo del espectador como si fuera éste el centro de un mundo monumental y complejo pero extraordinariamente organizado. Son imágenes que llegan a la retina (y al cerebro) para ejercer un efecto sintético cargado de figuras deliberadamente estáticas pero ejerciendo el poder de la totalidad, fuera no hay nada, la única realidad es el teatro.

Recordemos, además, que la historia de la Vera Cruz fue pintada entre 1452 y 1459, en plena caída de Constantinopla en manos de los turcos (1453). Iconológicamente esto quiere decir mucho: se trata de transmitir a los receptores el estímulo contra la herejía, el triunfo de la cruz frente a los conquistadores (no en vano es Constantino el vencedor con la ayuda de la cruz).

La historia de Santiago de la Vorágine se desarrolla en tres pisos, que no siguen el orden cronológico de la misma porque Piero, movido por sus conocimientos de geometría, establece situaciones paralelas que priorizan la forma al sentido iconológico. En los lunetos se representa  La muerte de Adán, que de hecho supone el inicio de la historia, junto a la Exaltación de la Santa Cruz, que supone el final. En el registro intermedio figuran El encuentro de Salomón y la reina de Saba frenteal Hallazgo de la Vera Cruz y, finalmente, en la parte baja se nos muestran las dos batallas Victoria de Constantino sobre Majencio y Batalla de Heraclio y Corroes. Todo ello entre los frescos de ángeles, profetas, el sueño de Constantino, la Anunciación, el martirio del hebreo, etc. todas las escenas de la historia.

Si los aspectos emocionales en el arte suponen la parte fundamental de la transmisión, está claro que Piero della Francesca obtiene un merecido triunfo en esta cualidad. No se trata de contar una historia, que también, se trata de crear un ambiente en el que el espectador, receptor, está inmerso. La percepción se generaliza, por una parte se concentra en un punto, se hace una lectura consciente, y por otra parte la percepción inconsciente llena la totalidad. Por hablar en términos de percepción: los signos codificados, imágenes, se dirigen a la corteza analítica del cerebro para que sean reconocidos e interpretados pero, simultáneamente los estímulos emocionalmente competentes (Damasio) que generan el entorno suponen una percepción no codificada que llega al sistema límbico (amígdala, corteza prefrontal e ínsula) de manera que el mensaje inicial queda englobado en la percepción emocional. Suele decirse que la mirada “enfoca” deliberada y conscientemente un punto concreto de lectura, mientras los cientos de estímulos paralelos y simultáneos llegan inconcientemente a nuestro cerebro, de manera que el mensaje es la suma de ambas percepciones, teniendo claro que la percepción globalizadora matiza el resultado.

Todo ello hace de la Leyenda de la Vera Cruz de Piero della Francesca no únicamente una obra piadosa, propia de un centro religioso, sino una verdadera experiencia artística. Una experiencia artística con la que el Renacimiento rompe con la tradición y aporta al arte una nueva forma y, sobre todo, una nueva forma de percepción.

Puentes y sueldos

Es curioso  que en estos  últimos meses y superada esta vergüenza nacional de los puentes, que “sólo”nos  cuestan 5.000 millones diarios,  en vez de aplicar la rebaja, o el “traspaso” de 8 festivos intersemanales a lunes, los recortes vayan a salarios de funcionarios, además de los que van aplicar las empresas, aquello de suprimir alguna de las, hasta cinco administraciones y sus consiguientes políticos  que soportamos por ciudadano, lo dejamos para luego o sea “nunca” no sea que no se ganen las próximas elecciones, y lo curioso es  que los que más se quejan, son los agentes del orden, representados aquí por los “mossos, los funcionarios de prisiones, los pilotos aéreos, los sindicalistas -obviamente los liberados- que defienden su “sopa boba”, los trabajadores de las televisiones autonómicas etc. o sea gente, cuyos salarios están muchísimo por encima de la gente de a pie.

Y es que, aunque no lo parezca , somos un país solidario al alza, porqué todo el mundo quiere ganar más y vivir mejor, que es a los que nos tenían acostumbrados en los último diez años, es natural que nadie se apunte a perder, aunque alguien debería explicar que la realidad de la vida , no tiene que ver nada con lo que nos cuentan en esos programas de televisión, en los que cuatro donnadies, se hacen ricos , contando sus miserias, ni tampoco tiene que ver con que a un político le vistan gratis, o que el tráfico de influencias y la corrupción, sea el pan de cada dia, hasta sospechar de la jefatura del estado, yo diría que todo eso es la simple consecuencia de ser un país que aún no sabe dónde va y que ha perdido sus valores.

Claro está, que la única forma creativa que se le ocurre al gobierno, ha sido subir los impuestos directos, a fin de “sangrar” a los que tienen a mano, o sea los que trabajamos y estamos fichados, mientras tanto seguiremos siendo los más “baratos”, en el precio del  tabaco , el alcohol  y la prostitución, claro que sí, y el todo a”cien” y los “cruceros” ¿Por qué serán tan baratos? ¿tenemos la seguridad de que están previstos todos los riesgos , incluído la competencia del capitán? No lo sé , pero a la vista del accidente del “Concordia”también están bajo sospecha.

Y como somos más listos que Einstein, vamos a resolver nuestra crisis, con los mismos factores que nos han llevado a ella y no reinventando que sería lo lógico, por eso, la reforma laboral sigue sin llegar y se sigue hablando del  famoso dúo de estabilidad y flexibilidad- ya hablábamos de eso en el 94, con la Ley de las ETT- pero en 18 años, seguimos sin cambiar nada.

No me gusta nada, hacer de agorero , yo prefiero hablar de docencia, de inteligencia emocional, de los niños de la calle, pero por si no lo sabían, aquí la Formación sigue sonando a tabú, con cinco millones de parados de los que apenas el 10 % sabe inglés, pero que han conseguido subir el  share de espectadores en los programas basura, esto sí que es “cultura”, aquí el más tonto hace “bolillos” y la gente sigue suspirando por el “pelotazo” que le cambiará la vida, y olvidándose del esfuerzo, ¿para qué? Si todo viene dado, ¿Qué no puedo emanciparme? Pues a vivir con los padres con 30 años, que es una forma de subsidio, como la que ha sido de uso corriente en el país, en los últimos tiempos, ay de los miles de millones del Fondo Europeo, que se han pateado en arreglar monumentos, hacer aeropuertos y dar de vivir a los amigos, y claro, ahora viene el tio Paco, o mejor el tío Rajoy, con las rebajas y a nadie le gusta, pero es que además de austeridad, hay que crecer y sólo es posible trabajando y consumiendo.

Como siempre, no quiero acabar sin dar algunas recetas prácticas,  una fácil, váyanse a ver una película de Phyllida Lloy, con título La Dama de Hierro, sí, ya sé que es muy  tópica, pero aprendan como se cambia un paradigma, como la gente confía cuando hay un liderazgo de verdad Ah, y algo más para los que no tienen trabajo, sólo pueden aspirar a dos alternativas, reinventarse y formarse en una nueva profesión en la que haya oportunidades, por ejemplo, haciéndose emprendedor y así crearse el trabajo propio o emigrar a países en los que hay trabajo, pero esos sí, levantándose muy temprano, no sea que otro se le anticipe, y si tiene tiempo pues leer algo o aprender inglés, recuerda que las escaleras se suben eslabón por eslabón.

Jugando a la contra

El aforismo es futbolistíco, está claro, pero como el fútbol también está en la vida, pues ya me vale. Es posible que hayas leído mi artículo “el fútbol y la empresa” que se publicó hace un par de años en diversos medios, en el mismo y como “veterano”practicante activo de mi deporte favorito, justificaba paralelismos en la actuación de los profesionales en las empresas, con la forma en que se mueven en un campo de “furbito“, que por sus dimensiones  limitadas y la rapidez del juego, permite “ver” muchas cosas sobre las “formas” de moverse en equipo y su paralelismo con la vida real, emulando, claro está, a Sócrates  en una de sus máximas”conoces más a una persona en una hora de juego que pasando la vida a su lado”.

Pues bien, el tema no va de fútbol , sino de sindicatos y de trabajo, que es lo que toca ahora, parece que por fin, la gente se preocupa menos del terrorismo, gracias a Dios y al sentido común y hoy el problema son 5 millones de parados y la rigidez del mercado  laboral.

Naturalmente que hemos hablado de reformas, de mover la economía, de créditos al empresario, incluso me he atrevido en otros artículos de hablar sobre los cambios en la educación, precisamente en uno  de mis últimos escritos, añoraba el modelo  conocido como la alternancia, que funciona en muchos países de Europa, obviamente muy competitivos y que consiste simplemente en complementar estudios y prácticas en empresa, en Francia creo recordar que hay un 60 % de alumnos del bloque formación profesional que tirar del sistema.

Eso, se llama en futbol un planteamiento, con una estrategia, que tiene que ver con posicionar determinados elementos y actuar hacia el objetivo, en fútbol hacer goles, en la empresa, crear trabajo y además profesionales mejor adiestrados para el futuro, pues bien, esta idea copiada pero útil, la propone la patronal ,denominándola “minijobs” , dicho así tanto por la limitación de los horarios, como la , en principio, escasa productividad de estos “potenciales trabajadores” tutelados además por un mentor, que lógicamente invierte un tiempo en la enseñanza.

Pues mira por donde, los sindicatos, cuya estrategia  casi siempre tiene que ver con la táctica futbolística de “jugar a la contra”, ya que casi nunca que yo recuerde, han propuesto ninguna idea que mejore competencias, productividad y optimización de recursos básicamente humanos,pues van y ponen todas las pegas, que lástima, porqué si su actitud, en general fuera constructiva, significaría una mejora  para las empresas y por tanto para los trabajadores, cuyos intereses dicen tutelar, pero nada, la primera respuesta, supongo que no la han meditado, ha sido criticarlo,argumentando que el salario mínimo debe ser de 641 € al mes y más incongruencias, y digo yo ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?, claro está, que ellos tienen el sueldo asegurado cada mes y otros no.

En fin, que el problema como he manifestado a menudo, está dentro de  la mente de cada uno, que los cambios sólo nacen del interior de la persona, que uno decide “dejar de fumar” o “enamorarse” por su voz interior y que si no hay responsabilidad y decisión, nada cambia, ni se transforma, la gente sigue pensando que la crisis es pasajera, que no pasa nada, que el gobierno lo arregla, que hay que buscar subsidios, que cobrar el paro  es un “mérito” y no una “ayuda” y que no me muevo para trabajar ni a buscar, en el pueblo de al lado, ni  estudio para un oficio empleable, y al final  pues que me mantenga la familia o el estado , pero ¿Quién va a mantener el estado?

Fracaso escolar o fracaso familiar

Una comunidad  en la que la mitad de sus jóvenes no encuentra trabajo, tiene un problema o más de uno, lo que pasa es que siempre resulta más fácil justificarlo que buscar razones para resolverlo y esto es lo que está ocurriendo en estos últimos meses.

Al final se van a creer que de tanto hablar del tema, de pronto van a surgir  las soluciones, cosa que me temo que no es verdad, que no se puede jugar ni al lotería ni a las subvenciones, que con el trabajo no se jnuega y que esto es muy serio, porque los jóvenes representan el futuro del país y de nuestras pensiones, que no es poco.

Como dirían otros, sólo puedo confesar que he vivido lo suficiente para saber que no hay otra solución que crear empleo y eso sólo lo hacen los empresarios, porque los puestos de funcionario están copados y a lo mejor puede que sobren algunos, el tema no es obtener más dinero, ni pagar menos intereses por lo que nos presten otros, la clave no está en Europa, ni en la Merkel, ni en el gobierno que vendrá, ni siquiera en la añorada y necesaria”reforma laboral” la clave es tan sutil, como conseguir la “confianza suficiente” para que la gente gaste más, mueva la economía y se cree más trabajo para más gente.

Pero saben una cosa, claro que la saben, los jóvenes, están hartos, hartos de estar hartos, hartos de la mediocridad  de su entorno, hartos de tener que pedir y mendigar en la familia y en la calle lo que les corresponde como generación, se les ha vendido durante diez años, un país , una forma de vida que es mentira, se educaron pensando que con un título universitario era suficiente para ganarse la vida, que la FP, era para los menos listos y  ¿saben lo peor?

La mayoría de los jóvenes que hoy se arrastran tras el “fracaso escolar” provienen de un “nivel de vida” falso, de “mentira” inventado por la codicia de bancos y el marketing, ya que en sus  “casas” no sobraban ni el tiempo que debían dedicarle los padres, ni los medios, ni el n ivel de exigencia, simplemente a partir del 2001, apareció una  clase media “ful” que se creó al abrigo de la burbuja financiera y la facilidad para acceder a casi “todo”,  y sin otros valores más que el consumismo y la posibilidad de ganar dinero para acceder al mismo, creyeron que lo mejor era “colgar” los estudios  e intentar buscarse la vida y más de mil euros al mes en la construcción y ¿para que? Pues para comprarse “juguetes”(coche,moto,viajes etc) cenar fuera ,ir a la”disco” y gastarlos en la calle, como todo el  mundo¿Por qué iban a ser menos?.

Y ¿ahora que? Pues, que ni coche, ni trabajo, ni estudios, ni, ni….ganas de nada, se sienten estafados y tiene razón.

Esto es lo que hay y ¿soluciones’ pues, claro que me “mojo” , lo primero , más transparencia, más movilidad y más circulación de ofertas  en el mercado laboral, proporcionar todas las oportunidades radiales, en el propio municipio, al lado, en la comarca, la provincia , buscar donde hay que buscar y acudir , donde toque.

Abandonar la creencia de que el estado o alguien nos va dar trabajo, el trabajo hay que buscarlo, (…nadie va hacer, lo que tú no hagas por ti mismo)

(Búscate la vida- cerasa 2004).

La flexibilidad y la adaptabilidad deben ser las claves de la negociación colectiva, que lo sindicatos se pongan las pilas, porque pueden acabar mal vendiendo el patrimonio material y de credibilidad por el que lucharon desde el 36 y que han ganado desde el 77 hasta ahora.

La última , hay que modificar sustancialmente el sistema educativo, sobre todo a partir de la “secundaria”  o sea menos teoría y mucha más práctica, adoptar el sistema de nuestros vecinos europeos, sobre la alternancia laboral, porque sólo se aprende haciendo y los docentes lo sabemos muy bien.

Después de un período de aprendizaje primario, para desarrollar competencias y habilidades básicas, en el que se descubren los métodos de aprendizaje, ahora toca cambiar la práctica docente, “conducir el coche” o sea más práctica que teoría, hay que volver a los aprendizajes “in situ” a redescubrir la figura del mentor, olvidarse un poco de tanta “masteritis” teórica.

De la crisis, no nos van a sacar los masters, ni los rehenes teóricos del MBA , que trabajo tienen  para aguantar su puesto de trabajo, asumiendo soluciones a menudo demasiado prudentes, reprimiendo inversiones, renunciando al riesgo de emprender, despidiendo “talento” a costa del dichoso “ebita” necesitamos valentía e innovación, cambiando la forma de gestionar, pues la solución no está aplicando los métodos que nos llevaron al problema.

Hay que cambiar y para ello, hay que creérselo, si no queremos fracaso escolar, debemos conseguir que la gente sea “feliz” mínimamente en la escuela, por ello hay que formar más por competencias, acompañando en los itinerarios de cada alumno, desde primaria, porque nadie es igual que otro, ni aprende de la misma manera, debemos recuperar los valores, como el esfuerzo que lleva a la “meritocracia”, fomentar más competitividad en las escuelas y en la academia, no hay que permitir que triunfe la mediocridad, el poco esfuerzo, la fragilidad teórica ó la demagogia, porque entonces nadie  va a competir.

No queremos gente que sepa hacer “buenos pelotazos”  sino profesionales capaces de generar valor y ejemplo en lo que hacen,  que sepan competir en un mundo global, dispuestos a trabajar y a disfrutar del saber. Si queremos cambiar fracaso por “éxito escolar” empecemos a tratar a nuestros hijos y alumnos como  adultos y responsables de su futuro , ya que al fin y al cabo, ellas y ellos deben garantizar el nuestro.

Así no se puede seguir

Eso no puede seguir así. Por Miquel Bonet, profesor y abogado

No voy a redescubrir el estado de las cosas, está claro, puede que el cambio de gobierno, aporte cierta esperanza si vuelve a las “andadas” demagógicas de su predecesor que empezó negando la cris en 2009 y anticipando “brotes verdes”hasta hace poco, mientras parece evidente que aún no hemos llegado al fondo del pozo. Están muy bien las “alegrías” del gobierno de mi pequeño país, recortando por todos lados, insinuando copagos por doquier y demostrando que en épocas de recesión hay que cambiar cosas, pero, cuidado que para crear riqueza hay que estimular el gasto,  potenciar la actividad económica  y dar trabajo.

Me ha encantado que esta mañana el líder de los “antiguos comunistas” dijera que la posible reforma laboral, no va a crear empleo, naturalmente esto no es mágico y hacen falta más cosas, una de ellas, potenciar el empresariado del país, o importarlo de fuera, y lo  mismo con los excedentes de mano de obra, habrá que exportar digo yo, pero ¿Quién sale de su casa? pues nadie, aquí nadie mueve nada, excepto para irse de vacaciones, pues vaya, ¿Cómo es posible que estando como estamos, sigamos con puentes como el de “la purísima”?, pero si hasta la madre de Dios, se acomplejaría de que la gente se excuse con una fiesta que nadie celebra, para aumentar más el absentismo y bajar más la productividad.

Esto no puede ser así, a ver si somos serios, ¿no pueden concentrase las fiestas? ,  ¿alguien hace números de lo que cuesta todo eso? Pues 5.000 millones cada dia (CEOE) Y no valen las excusas del turismo y los servicios, porque en un fin de semana largo, pasando las fiestas al lunes, solucionamos igualmente el tema, lo que pasa es que seguimos “ciegos” y ausentes de cualquier realismo.

Otra noticia asombrosa de la semana, aunque menos conocida  que el viaje a Seychelles de la nieta de Franco, o el “cotilleo” del yerno real, es el tema de las TV públicas, en concreto , la de mi pequeño país, con un coste medio de trabajador de 62.000 €/año (La Vanguardia,26.nov) también se quejan, faltaría más y los sindicatos y los empresarios, y los maestros y los pilotos de Iberia, con salarios de cientos de miles de euros, y los prejubilados de los bancos, todo el mundo se queja y nadie está contento, menos mal que aquí nadie muere de hambre.

Sigue la ceguera colectiva, alimentada por políticos que no saben o no se atreven a hablar claro a la gente, ¿tanto cuesta decir que el estado del bienestar es tan fantástico como Star Wars?, es que ¿no sabemos hacer números? , de ¿dónde va a salir el dinero para pagar pensiones, universidades, medicación etc? sino de los impuestos y de las cotizaciones de los trabajadores.

Mantengo la idea, que expreso públicamente cuando puedo, de que este estado no sabe lo que quiere ser de mayor, igual que la mitad de mis alumnos, por aquí nunca pasó la revolución burguesa ni industrial, la gente se dice demócrata para no ser tachado de racista, intolerante, envidiosa, vanidosa o cualquier otro pecado capital , tan propio de los latinos, pero vean lo demócratas y solidarios que somos a la hora de “cobrar” o “repartir” si ni siquiera hacemos cola en la fila, para salir/entrar en una autopista. Por favor!.

Se mira con recelo la riqueza y  a los que la tienen, porque en el fondo todo el mundo sigue creyéndose capaz de convertirse en millonario de la noche a la mañana, sin esfuerzo, ni mérito, simplemente por la gracia del “pelotazo”, por herencia o por hacerse popular explotando  alguna casualidad de la vida en la tele.

No he visto a casi nadie, hablar con admiración de alguien que ha conseguido algo desde la nada, por su propio esfuerzo y al final, ¿saben lo que pasa? Pues que la gente no busca trabajo donde lo hay, sino que espera que “alguien” le solucione el tema y cuando hay posibilidad de aprender haciendo algo, se dice que mil euros al mes, son una limosna, o que para trabajar a tiempo parcial, mejor cobrar subsidio, ¿Qué hace la gente que cobra una indemnización astronómica de más de 45 dias ¿aprender un nuevo oficio ó reciclarse? Pues no, se va de vacaciones, envidiamos a los que están arriba en otros  países, pero del 50 % de jóvenes que no puede trabajar , tres cuartas partes no sabe inglés y esto no debería ser así, a este país le sobran 60.000 leyes (las que están vigentes) y le falta un poco más de sentido común.