Searched For

¿Donde está la confianza?

¿Dónde está la confianza? Por Miquel Bonet, profesor , abogado y autor de “Búscate la vida”

Algunos piensan que es una utopía, para otros no es más que otra “palabra” pero, queramos o no, la palabra “confianza” forma parte de nuestra vida, por lo menos, para los que algún dia recibimos ciertos valores cristianos, confiar es “poner fe” en algo o en alguien y nos educaron para creer en algo, más allá de que sea o no, dogmático.

Todo muy bonito ¿verdad? Pues bien, eso se ha acabado y no es sólo por los políticos, porqué más allá de esta “banda de truhanes” que pretende decidir nuestra vida, la confianza es tan necesaria en una sociedad, como la gasolina, que hace funcionar el motor de la economía, que a su vez genera recursos de todo tipo a una sociedad que hoy está desolada, sola y lo peor, sin ninguna esperanza.

En el mundo empresarial, la confianza es un valor preciado, pero desgraciadamente no presupone, para nada, el éxito de una empresa; éste es el problema, a la vista tenemos la mayoría de negocios triunfales, que esconden a menuda prácticas más que dudosas y sin duda, una enorme especulación, a eso, el Nobel Jacinto Benavente, lo bautizaba como intereses creados y ahora los gurús del tema le llaman: costos necesarios y se escudan en la competitividad, pero el caso es que, empresas como telefónica otras operadoras, los repsoles, gas, eléctricas, o los negocios  de la soya transgénica, la ingeniería genética aplicada a piscifactorías, granjas y más, dominan nuestros métodos de alimentación y sobrevivencia.

Nadie confía en este tipo de empresas, pero de alguna forma dependemos de ellas, a veces la excusa  para huir de su dependencia es que lo “eco” y lo “bio” es más caro, y puede que lo sea, pues al final , somos tan consumistas que ponemos precio hasta a la salud, sabemos que es malo, pero lo comemos, entendemos que no nos hace falta pasarnos el dia con el móbil, pero, nos escondemos detrás de este aparatito para huir del cara a cara, que es la comunicación verdadera.

Con los ejecutivos, trabajadores y empleados, pasa lo mismo, los obreros no se fían de sus representantes  y no están seguros de si defienden sus intereses o simplemente su salario de “liberados”, de los jefes, mejor ni hablar, ya que a la mayoría les tocó representar el puesto, sin entender la diferencia entre jerarquía y afinidad, en consecuencia hacen lo mínimo para no arriesgar y al final ni mandan ni dirigen, por eso, la poca gente que se atreve a dejar un proyecto, lo hace porque no se siente reconocido por sus jefes.

Y al final , todos somos responsables de esta desconfianza general,  porque lo malo, es que no hace falta examinarse de la asignatura de la confianza, como tampoco lo fuera  de los “masters” y las universidades somos fábricas de “titulitis” que sólo sirve para llenar un curriculum, pero que a la hora de demostrar, nos damos cuenta que estamos rodeados de directivos y líderes mediocres y por eso, nadie se fía de nadie, que triste ¿no? Pues es lo que hay y todo, absolutamente depende de tí, o sea, de cómo te enfrentes al tema.

La solución, yo creo que es fácil, consiste en conocerse uno mismo, en desaprender las malas prácticas de los últimos años, recordar aquellos valores que heredamos especialmente de los abuelos, pues la generación anterior, que nació de la sobreprotección de padres de la postguerra, como yo, no sirve. Hay algo muy claro, si quieres saber hacia donde debes ir, debes saber donde estás, lo que quieres de verdad y como vas a conseguirlo, por tanto confía un poco en tu verdad y puede que los demás te acompañen en el camino, pero sobre todo, no te equivoques y no lo hagas al revés, nadie debe decidir por tí o fracasarás.

MUEVETE A EMPRENDER

Estamos desarrollando en estos dias un Taller Práctico en Valencia, en el Espacio de Creación Contemporánea, con trabajos prácticos y mucha interacción entre los asistentes, con AMPLIA MAYORIA FEMENINA, interaccionando sobre como desarrollar las competencias básicas del emprendedor, a partir de la creatividad y la innovación. Como única condición: Creer y apasionarse por una buena idea que aporte valores diferenciales, trabajarla, crear un Plan de Empresa, saber buscar recursos y especialmente apasionarnos con cada proyecto, como una misión personal y vivirla con intensidad, para ganarse la confianza de todos. Celebramos esta iniciativa de Las Naves y el Ayuntamiento de Valencia, que está haciendo “algo” muy importante, para despertar el espíritu emprendedor, tan mediterráneo.

El respeto humano

El respeto humano. Por Miquel Bonet, Abogado, profesor y autor de “Búscate la vida”

Me piden que hable sobre el respeto y claro que voy a hacerlo, porqué está en la primera página de toda relación humana que aspire, precisamente a eso, a ser “humana”, una palabra que resultará muy nueva, especialmente para todos aquellos que no la practican a menudo.

Vamos a irnos situando desde nuestro contexto, a ver si nos entendemos; no sé si es humano y respetable, que un maestro que ha pasado el dia, “peleando” en un instituto, con jóvenes , a los que lo que menos les preocupa es aprender algo, o a un médico, que lleva 12 horas en urgencias, salvando vidas, o un basurero, que se pasa otras tantas, recogiendo la “mierda” de todos por las calles de cualquier ciudad, se les recorte su sueldo y encima deban pasar un examen diario frente a la opinión pública, todo eso puede parecernos humano y respetable, aunque no lo admiremos y casi nunca lo reconozcamos.

Pero paradógicamente, nos parece genial, se aplaude, se premia con creces, se proclama como “monumento nacional”que alguien se encierre en una plaza de toros, torture, mutile hasta la muerte a un animal y encima se le haga un homenaje o si quieres lo pongo más sencillo; tratamos con respeto y protocolo(excmo)  a miles de “políticos” algunos cobrando dos o tres salarios, sumando sueldos de 6 cifras y en cambio hemos vetado el pluriempleo, porque simplemente no es posible, condenamos a los empresarios a peregrinar banco por banco para financiarse y ni siquiera se les escucha ¿es eso respeto? ¿Dónde está el trato humano?

El respeto es simplemente la asunción del “otro”, creerse que el mundo no se centra en cada uno, reconocer que no estamos sólos en el universo, eso tan simple y lo curioso es que nadie lo practica.

Me viene a la memoria una conversación de barra de bar, con un gran empresario, ya fallecido, en el año 76, poco después de morir Franco, ” ¿sabes una cosa Miquel?, en el momento en que el jefe y el subordinado, se tuteen, vayan al mismo bar o compartan la misma conversación , eso se ha acabado” la verdad es que entonces no entendí mucho de que iba el tema, quizás porque aún tenía fresca la máquina de ciclostil y ésos principios obreros y de igualdad que debían cambiar el mundo,  después descubrí que lo han cambiado, puede que algunas cosas para bien, otras resultaron inevitables, pero al final, la base de todo ello, son los principios y uno de ellos es el de la autoridad, también los valores, como el respeto, que desgraciadamente han ido a peor.

Mandar por mandar, es malo aunque al final se obedece, puede que el que toma las decisiones tenga razón y además es cómodo, a la vista  de la cantidad de directivos mediocres que nos rodean, pero  buscar exclusivamente el interés propio, aspirando a que no te pillen, es mucho peor, porque no escuchar, es no respetar y eso elimina la “verdad” del otro que debería ser la justificación de su existencia.

Que c…les importa a los miles de jóvenes que no tiene  trabajo, que les vayan repitiendo que “es la generación más preparada y dale, que dale…” si somos incapaces de darles empleos, ¿Qué culpa tiene ellos de que sus padres en su afán por resolverles la vida, no los hayan educado para superar una crisis? ¿de qué les sirve manejar las TIC, sino saben ponerse el  despertador, ni hacerse su propia comida, ni entender las noticias ¡para qué! . Naturalmente que desconfían de maestros, padres y empresarios, si hay gente por ahí, que les sigue diciendo que  lo mejor es una oposición o ir aparcando masters, ¿Por qué no decirles que sólo se aprende haciendo? Que la  mejor maestría es la calle, que la FP puede dar más soluciones que la universidad y que un empresario, no es alguien que vive a costa de los obreros, sino quién arriesga, compite y se esfuerza por tener un trabajo propio y que necesita a otras personas, para que todos ganen justamente, en función de su actitud y aptitud.

¿Sabeis una cosa? Las crisis no se resuelven ni con palabras, ni con recortes, ni con fórmulas maravillosas, sino poniendo las ganas, un poco de imaginación y contando con la gente, pero claro está, sin perder de vista, que para ello, debes tratar a tus semejantes como seres humanos, por hacerlo fácil, no hace falta que pienses como yo, ni tampoco que guste lo que digo, de momento, ya acepto tu discrepancia, pero por favor, respeta mi derecho a proclamar mi existencia.

POSTGRADO, Peritos tasadores

Porque la comunicación y la negociación, son competencias básicas para desarrollarse profesionalmente, disfrutamos de nuevo realizando con mi colega Jaume este curso organizado por UbiL3 y INESE.

Sentido común, por favor

Sentido común, por favor. Por Miquel Bonet, abogado, profesor, autor de “Búscate la vida”

Como tú, estoy preocupado con las cifras del paro y con la absoluta ineficacia del poder, para focalizar el problema real, más allá de las excusas y la retórica tan sobada, pero te aseguro que hay algo que me aterra aún más y es la falta de sentido común de la gente que tiene el poder, para tomar decisiones y no sólo políticas.

Siempre he mantenido y lo digo públicamente, basándome en  mi experiencia como docente universitario y cierta práctica empresarial en mis 49 años largos como profesional, afirmo que aparte de los pocos líderes innatos, el resto lo son por necesidad, pues a la mayoría de la gente lo que le va de verdad, es obedecer, o sea, que alguien tome las decisiones por él, supongo que es lo cómodo y lo que se ha fomentado en estos años.

Esta sería una buena razón para entender, porque muchos jóvenes siguen en casa con 30 años o porque hay crisis de empresarios, de líderes y de gente, capaz de conducir a los demás de la única forma posible, organizando su trabajo y poniéndose por delante, o sea, dando ejemplo y asumiendo el riesgo y permitiendo que cada uno, haga lo que mejor sabe hacer, al servicio del grupo; lo terrible es que además del absentismo cultural, parece que se ha perdido también la propia conciencia, que es la que debería limitar este falso “todo vale”y la avidez por la posesión, haciéndonos esclavos del consumismo, hasta el punto de deformar las auténticas necesidades y oviando nuestro propio sentido común.

Y eso va dirigido especialmente, a estos jóvenes que han acunado su existencia, con la electrónica y la sobreprotección, quizás valga la pena recordarles, que la mejor manera de ser libres, no se limita a la indignación, sino a escuchar nuestra conciencia como personas y apegarse a los valores, que deben dar un sentido auténtico a la vida.

Yo  recomendaría a los líderes políticos, que aprendieran de los “castellers”de mi tierra, que vieran como se forma una torre humana, a base de explorar aquellos valores que tanta falta nos hacen, como el esfuerzo, la complementariedad, la resistencia al fracaso, la generosidad, la gestión emocional, la comunicación o el liderazgo, fíjese cuantas cosas y tan repetidas, pero que no tienen  nada que ver con lo que existe en la calle.

No se trata sólo de recortar ó trabajar más, eso se da por hecho, en cualquier economía familiar que pierde algún salario,  aquí lo que hay que hacer es animar el consumo, optimizándolo, o ¿es que no comprenden que la única defensa frente a un consumismo trepidante y superficial es la educación?  Pues fomenten cultura por favor y hagánlo desde la escuela, porqué el espíritu emprendedor se detecta desde la infancia y hay que inspirarlo, alimentarlo, protegerlo y desarrollarlo, porque si no, nadie va a emprender y sin empresarios no hay trabajo.

Aprendí hace 50 años de un profesor de física en la Escuela de Peritos de Terrasa, que empiezas a resolver un problema, cuando empiezas a plantearlo, esto es sentido común, pues  venga!!!, ¿ a que esperamos?, a algunos de ésos de “letras” se les ocurrió la frase de “contra Franco vivíamos mejor”, muchos se sonríen, porque no saben de que va, pero yo se lo cuento, eso va, de que después del 75, se empeñaron en crear nuevos valores, para parecernos a algo, llamado democracia, que nadie practica, pero con las prisas y aplicando el método de los torpes, que aún siguen los partidos de ahora, se combatió y eliminó todo lo viejo y claro, de tanto purgarnos, nos quedamos sin valores.

¿Dónde está la cultura del esfuerzo, el respeto a cada uno y a los demás, el principio de autoridad, el compromiso, la generosidad, la ética?, o simplemente, donde queda la empatía, cuando vemos demasiados mayores de pie en el bus, mientras pululan jóvenes sentados, haciéndose los  ausentes y ¿la comunicación? entren en un bar ó miren en la calle, y verán a la gente como autómatas susurrando con su móbil y sin enterarse de su entorno.

Antes, pedíamos que en vez de promocionar a alguien por ser del régimen, se le valorara por sus méritos, pero nos cargamos la meritocracia en la educación y hasta en la política, según se ha probado cualquiera puede ser político y vivir toda la vida de ello.

Deberíamos darnos cuenta, que no toda la culpa la tienen los bancos, porque el dinero nos lo hemos gastado también nosotros, que la receta de la educación de los hijos, no consiste en cuatriplicar las cosas superficiales que no necesitan, tampoco depende de la escuela que lo llevemos, sino del compromiso individual de unos padres, demasiado cansados para ser asertivos y ocuparse de influir en su camino vital.

Nadie ha sospechado porque pasar de curso en la escuela o aprobar en la universidad estaba al alcance incluso de los que no estudiaban, o que ganarse un sueldo a menudo dependía sólo de un currículo mediocre y algún master inútil, mucho más que de la actitud hacia el trabajo. Deberíamos haber aprendido que los perros no se atan con longanizas , porque se las comen, y que el estado del bienestar no lo pagan en la UE, que “todo” hay que ganárselo, como el amor diario de la pareja y que a estos políticos los elegimos nosotros, que este monstruoso estado de las “autonomías”, en los que nadie se siente a gusto, se votó entre todos o que democracia es respetar, cuanto menos, el derecho de otros a expresarse.

Todo eso, deberíamos planteárnoslo con valentía, para reconocer la realidad, con la suficiente dignidad para no echar la culpa de todos los males a los demás, sobre todo porque no sirve para curarse y ahora lo que toca, es empezar a caminar con racionalidad y de una vez, aplicar el sentido común  aceptando las propias limitaciones, a partir de aquí, podemos descubrir las posibilidades de salir de ésta y les cuento algo más, probablemente en mi pequeño país, construímos castillos humanos, ya que después del esfuerzo de subir hasta arriba, siempre se pueden ver más cosas que a ras de tierra.

TODOS GANAMOS!!!

Todos ganamos!! Por Miquel Bonet, Profesor, abogado, autor de “Búscate la vida”

No han entendido nada, ni los unos , ni los otros, porqué se limitan a vocear en la soledad con la misma crispación que tiene la gente ignorante, la verdad es que bastaría el pequeño esfuerzo de respetar y empatizar con los los demás, para tratar de comprender que el único límite a la libertad individual, consiste en respetar donde empieza la del otro. Esto es así en la vida de las personas, de las familias, de las empresas y como no de las naciones.

Hay conflicto, cuando existen intereses comunes pero contrapuestos, eso mismo lo explicamos en la Universidad, a l@s alumn@s que se apuntan al curso que compartimos con mis colegas Jaume y Mercedes desde hace casi 10 años, supongo que los políticos también podrían apuntarse, siempre y cuando, hayan conseguido el grado universitario y les apetezca hacerlo.

Y naturalmente los conflictos, se resuelven negociando, esto es de primer grado de sentido común y no importa recordarlo altruistamente, aunque sea para aportar un poco de luz, a tanta tiniebla demagógica que rompe los esquemas de la gente, harta y sensibilizada con tanto recorte, para cegarse al son de los piquetes y la sorda voz de los “recortadores” de derechos, que lideran pero no explican y por tanto carecen de credibilidad.

Digo con frecuencia que pertenecemos a un Estado que no sabe donde va, por tanto, sin liderazgo y sus consecuencias, son las que oímos en la calle todos los días, falta de objetivos comunes, poca unión y recelo entre comunidades, igual que ocurre en las familias, cuando deja de llegar el dinero que tapa las necesidades y durante más de diez años-hasta el 2006, los lujos innecesarios y la demagogia de un estado del bienestar construido sobre cimientos arenosos y tan vulnerables como  hemos visto.

Para salir de esta crisis, cuyas causas nadie ignora y que han quebrado economía y valores, fomentando vicios como  subsidio y  paro y dinero de la UE malgastado, lo que menos hacía falta, era dividir el país y al final la incomprensión de unos, la prepotencia de otros y el  escaso sentido común, han  evidenciado, que sin  lideres, no hay confianza y sin proyecto, no hay futuro.

Porque en toda relación humana, y ésta la és, aunque no lo parezca; hay que escuchar y respetar, sentarse en una mesa y negociar, que es un proceso sencillo, en el que se establecen los puntos en común y se discuten las opiniones dispares, con argumentos de peso y buscando contrapartidas, que lleven a un acuerdo en que ambas partes , crean que han ganado algo, congruente con sus intereses.

Y esto, no saben hacerlo nuestros políticos, porque sólo viven pendientes del medio plazo, de sus 4 años de “sillón” y se olvidan de los intereses que deben servir. Por eso , hoy España, es un país dividido, con poca confianza y que sobrevive, gracias al instinto y el tesón de su gente, pues sólo recortando, no hay reparto  ni crecimiento, pues bien, ante la situación actual , me permito hacer un par de recomendaciones, la primera, que se inspire la emprendeduría y la libre iniciativa, como materia básica y obligada, desde primaria, para que nuestros hijos se acostumbren al esfuerzo, a la incertidumbre y a ocuparse de sí mismos, así descubrirán sus capacidades y competencias cuanto antes, aprendiendo a  experimentar, a tomar riesgos , aunque sea  lúdicamente, a trabajar con los demás y sobre todo, con un compromiso de padres y educadores en todo el proceso, pues la solución al paro, no es otra que la creación de más empresarios que contraten, más obreros que gasten y más rotación económica.

La segunda, que se fomente la transparencia, que se hable claro,  que se discutan y negocien los acuerdos entre grupos humanos y  comunidades, y si hay que renunciar a derechos adquiridos se hace , porque ya no estamos en la transición y no se puede dar “café a todos” ya que algunos tomamos té y a otros, la cafeína , les pone nerviosos; vivir es negociar, y los que tenemos pareja e hijos, lo sabemos, y una buena negociación es aquella en la que todos ganan, o sea el “win to win” y eso aquí no existe desde”nunca”, y claro, la gente está harta de que sólo ganen los que se dicen buenos, o sea monarquía, grandes partidos, liberados sindicalistas, banca, dinero y políticos, a lo mejor resulta que somos un estado con vocación “centralista”, que nunca se atrevió a serlo del todo y por eso, somos tan vulnerables y poco respetados, como vemos en la prima riesgo y las ausencias en los mayores Foros de opinión.

España, nunca avanzará del todo, porque es un país anclado a una idea de imperio, en la que no se reconoce el esfuerzo de los millones de pymes y profesionales que aportan más del 90 % del PIB y en cambio sólo destacan una minoría formada por políticos y banqueros, aquí  se prefiere el “pelotazo” que el esfuerzo personal, se aplaude la derrota ajena, se envidia, más que se admira, la educación, la sanidad y la justicia, no propician la seguridad que se espera y la gente no confía, ni siquiera en sí mismo, por eso cuando las ubres del poder han dejado de dar de mamar a todos, ha estallado la revolución en las calles , Ah y todo eso, no se resuelve “recortando derechos” , sino “demandando obligaciones” de todos y cada uno.