Posts tagged profesionales

Me gustan mayores.

Dice mi paisano Serrat , que de vez en cuando la vida, toma conmigo cafè…...lo que significa que no estamos solos y a veces, incluso hay buenas noticias en este agitado mundo laboral. Probablemente la mejor para todos los que perdieron un dia su empleo, sea que por segundo año consecutivo, la contratación indefinida de mayores de 45 años, sea la más alta de la historia, nada menos que 450.000 personas contratadas en el último año (datos del SEPE) y vale la pena decirlo fuerte, para no romper el hechizo.

No sé si vamos hacia un cambio de tendencia-ojalá- y se atenúa este hábito de dejar en la cuneta a tanta gente con experiencia, pero al menos en algunos sectores de actividad como los servicios, se repartieron entre un 52, 4 % de hombres y un 47,6 de mujeres y parece que vamos entrando en una normalización que todos deseamos en el umbral de la digitalización por la que han apostado las empresas.

Esta transformación tecnológica y digital evidencia que no se trata de invertir en recursos y herramientas digitales y después aplicarlas a la actividad de la empresa, sino que lo importante es contar desde el principio con la personas para que los cambios en los procesos sean efectivos y para ello, la cultura debe evolucionar y abordar los cambios con una actitud abierta para ambos, trabajadores y empresa, sin límite de edad ,sexo, ni posición, se trata de conjugar talento, ganas y también compromiso para  formarse, adaptarse y si hace falta reinventarse, porque lo que es evidente con la innovación es que hasta el puesto de trabajo es líquido, pues cada vez hay menos estructuras  fijas y más gente trabajando en red y son más competitivas aquellas empresas que son capaces de atraer y persuadir a las personas con más talento.

Me viene a la memoria una frase muy prosaica con esta buena noticia sobre creación de empleos “adultos”: nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes” y me temo que muchas empresa pagarán muy caro, perdiendo oportunidades y cuota de mercado en su sector, por no valorar los buenos profesionales que ya tienen  y no acompañarlos en este camino de evolución tecnológica para reinventarse juntos, aprovechando lo bueno y tradicional que poseen y que  en su día, contribuyeron a hacer la empresa competitiva durante años, sacrificando conocimiento crítico a cambio de jóvenes promesas con mucho TIC pero sin estrenarse en experiencia.

Pero, yo me pregunto ¿para qué? y ¿para quién?, o ¿es que se trata sólo del efficency y corto plazo? quizás existen demasiadas empresas que por desgracia no tienen detrás un auténtico empresario, o sea una persona mujer u hombre, que tiene un sueño, que arriesga, que crea productos y servicios útiles y que lógicamente desea crear riqueza, pero no sólo para sí mismo, sino para toda la gente a la que contrata dándoles un trabajo en el que puedan realizarse y cumplir su propio proyecto, cumpliendo un contrato social mutuo. Se trata de eso, pero tengamos en cuenta que las personas ponemos ilusión esfuerzo y el poco o mucho talento que poseemos, solamente donde nos sentimos queridos y reconocidos, algunos empresarios puede que “…se despiertan un día sentados en una calabaza ..y sin saber lo que pasa”  estrofa de la canción “De vez en cuando la vida “ de J.M.Serrat

SE NOS CAYÓ LA VENDA.

Confieso sin ningún rubor mi oportunismo eurovisivo y alargo mis brazos hasta nuestro joven representante con quien comparto nombre de pila y también raíces, pues  mi fallecido padre era de Terrassa;  más allá de la oportunidad del título ,reconozco que a menudo suspiramos porque en muchos casos se “cayera la venda de los ojos”

Sería bueno que se les cayera a una gran parte de esta gente que dirige el país desde muchos ámbitos, aunque a mí me interesa el de la empresa, por aquello, de la creación de riqueza económica, pues todo está relacionado entre sí y con los años aprendes o reaprendes lo que te han dicho toda la vida y no has escuchado y me refiero a lo prosaico …”las cosas pasan por algo” ó mejor, …”las consecuencias siempre responden a determinadas causas” , en refranero español “ de aquellos polvos  vienen estos lodos”, claro que todo esto poco importa cuando sólo se piensa a corto plazo.

Francamente debería ruborizarnos a todos, pero muy especialmente a los que viven de “eso” o sea los dueños del dinero, de las decisiones y de casi todo , que una niña como Gerta Thunberg  les saque los colores nada menos que en la ONU, con referencia al “falso” crecimiento económico verde a costa de cargarse el planeta y nos recuerde que se está sacrificando una civilización simplemente porque unos pocos ganen más dinero poniendo en entredicho esta excusa mágica tan desgastada, que se llama “amor a los hijos” a los que se roba su futuro, con una forma de actuar ligada sólo al enriquecimiento inmediato.

No es difícil imaginar, que a esta última generación, a los que llamamos milenials, les preocupen muy  poco muchas cosas más allá de intentar sobrevivir y disfrutar un poco  de la vida, porqué sus padres tampoco tienen respuestas naturalmente piensan poco en el futuro y a menudo no saben que camino tomar porqué tampoco ningún educador  les ayudó a descubrir sus competencias y sólo les queda soñar, intentar formarse y algo de fortuna, pero se dan cuenta que el sistema actual no parece ir a ninguna parte.

La gente de mi generación, nunca nos dejamos engañar por las promesas de la transición del 78, por tanto, interpretamos la globalización y la maravillosa tecnología como un medio para mejorar la vida de todos, ahora casi nada nos sorprende  y sabemos que no se puede esperar un cambio, cuando no cambia la gente que lo propone y en las promesas  siempre hay una de las partes que se lleva lo mejor, pues la venda de los ojos ya hace tiempo que se nos cayó al suelo desde el  dia  en que tomamos un crédito o una hipoteca, creyéndonos mejorar nuestra vida pero olvidamos que con las deudas ocurre lo mismo que con los votos y  acabas siendo rehén del prestamista que usa el poder que le has dado,  en contra de tus intereses y  descubrimos  que en los últimos 20  años, hay una brecha mayor entre los poderosos y la clase trabajadora y eso, genera venganza en nombre de ideas o religiones.

Y  como quiera que el mundo empresarial no es ajeno a la sociedad, nos damos cuenta que se está creando también otro vacío entre aquellos profesionales que son dueños de un conocimiento, digamos talento útil y que no están dispuestos a “regalarlo” y la enorme masa de empleados que aspira a poco más que cumplir una función a cambio de un salario, realizando a menudo tareas que no le gustan , con jefes que no lideran y en una corporación en la que no creen, a lo mejor porqué se les cayó la venda antes de ponérsela, pero de esto hablaremos otro dia.

Donde están los valores?

Está claro que el sistema no funciona y no voy a descubrirlo ahora, pues todos sabemos las causas y por mucho que nos escondamos,, todos tenemos una parte de culpa o de responsabilidad, como nos gusta decir a los juristas.

Estamos construyendo un mundo tan mediocre como nosotros, empezando con todo eso de la sobreprotección generacional , que no es otra cosa que evitar que nadie destaque por encima de otro y se atreva a llamarnos inútiles a todos los que formamos parte de estas  dos últimas generaciones . Seguro que algo tienen que ver las Instituciones y los políticos. Sí claro, pero quien los elige? Quien se quejaba en el 2007 cuando sobraban empleos y le pagábamos a un universitario sin experiencia y con un titulín más de 20.000 euros al año y encima si vivía en casa , se le dejaba el sueldo íntegro para que se comprara un buen coche a plazos y lo “reventara” en caprichos electrónicos o chucherías que no necesitaba.

Claro que después ,solo sobrevivieron algunas Pymes valientes  y las empresas sufrieron mucho especialmente las que generan poco Valor añadido y  poco Pib como las inmobiliarias, que se fueron al traste está claro en su mayoría porqué no eran rentables ni productivas, vivian de los contratos y de la burbuja y se vilipendiaron gran parte de los fondos que deberían mejorar estructuras y mejorar la “cultura” del país,  pero se gastó en polideportivos, parques y mucho despilfarro  suntuario, pero la peor consecuencia, ha sido la pérdida de una generación que desconoce lo que significa  el riesgo, ni la meritocracia y mucho menos el espíritu emprendedor , por eso casi nadie quiere ser empresario, ni tampoco comercial, porqué son jóvenes asustados, que vivieron en una burbuja, vulnerables por tener que presentarse solos, no saben convencer a otros, porqué ni siquiera tienen confianza en sí mismos.

Ya se sabe que lo que no cambias con la educación , no lo cambias con nada y el resultado es que hoy tenemos una gran parte de las personas que están empleados, que incluso desconocen su propio talento y su potencial, los espabilados se fueron al extranjero a desarrollar estos conocimientos que encima les pagamos entre todos y los menos que quedan, se los disputa el mercado, en general se ha reducido la investigación, en la misma medida que ha aumentado la tecnificación y la virtualización, sustituímos tecnología por conocimiento , olvidando que cuando la base es mediocre la técnica lo hace peor.

Hoy el mercado, pide gente con conocimientos, talento, actitud y compromiso  y a cambio tiene muchos universitarios con cierta formación inducida , poco experimentada, que nada tiene que ver con lo que necesitan las empresas, gente  cargada de teoría , pero carente de curiosidad e incapaz de pensar por sí misma, cuya seguridad radica mucho más en sus másteres que en su pasión, en sus valores y lo peor de todo, con una crisis de liderazgo fatal , gente que manda simplemente por jerarquía pero que no convence ni crea afinidades.

¿Qué podemos hacer? Pues por suerte, aún estamos a tiempo, porque la vida nunca caduca, lo más próximo sería conocernos más individualmente, conocer nuestras limitaciones y descubrir nuestra oportunidades, creer que mundo no está hecho a nuestra medida, sino que debemos ser capaces de adaptarnos y funcionar en él, y  lo más importante recuperar aquellos valores que no están tan lejos, como el esfuerzo, la capacidad de aprender a aprender, el respeto , la comunicación  y  lo más importante elegir individualmente un proyecto de vida y comprometerse, disfrutando el camino, con la esperanza de que  ello dará sentido a nuestra vida.