Posts tagged master

La magia de la educación

No sé si hablar de educación, de formación  o de masters,  de lo último creo que no, aunque por mi experiencia  sé de que va, pero quédaos  con un lema que juro no he copiado a nadie, al menos conscientemente y que  a menudo les digo a  mis alumnos : “el mejor master es la calle” , pues claro, es el learning by doing y no hay más , se aprende haciendo, lo demás es teoría que sirve para inspirar pero después hay que saber aplicarla de forma competente.

Bueno una cosa más, los políticos son políticos y no quiero ser prosáico pero en un país en el que cualquiera puede serlo entendido desde la forma más perversa, pues al final , vemos estos espectáculos tan oníricos  que poco tienen que ver con la realidad de la gente, pues a los ciudadanos les importa poco el curriculum y los masters, lo único que quieren es que se tomen decisiones para mejorar colegios, sanidad y justicia social, las guerras entre partidos ni las entienden, ni las comparten ni las quieren, porque tampoco  se las creen.

Yo voy a lo mío, o sea las empresas y que son las “victimas” de un sistema educativo  que lleva demasiados años  bajo sospecha  y que en el fondo no levanta cabeza, no hace falta ser muy listo , para darse cuenta que toda esta ligereza con la que se trata el tema de los “masters” en el fondo oculta una realidad, que no es otra que la educación o sea “ ética, valores y carácter” y un par de cosas más , “envidia” necesidad e superar la realidad propia con méritos de papel y otra más importante “pereza” otro de nuestros pecados de raza, cuando se plagia, se copia, se descuidan obligaciones, sólo se debe a la pereza ¿O no?

A menudo me he referido a la crisis de liderazgo que sufrimos en todos los niveles, a la necesidad que tienen las empresas de conseguir talento, personas con espíritu emprendedor, capaces de tomar decisiones, de inspirar de acompañar a otros y por favor, que sean honestas. Sin duda este enorme “gap” que sufren la mayoría de empresas no se resuelve en un dia, sino que forma parte de un proceso que puede promover un cambio en la sociedad y no es otro que la educación.

Como jurista, sé perfectamente que no se puede juzgar otra  verdad  que los hechos probados y  por tanto los profesionales que recibimos en las empresas no son otra cosa que el resultado de una experiencia personal y humana , por tanto el fruto de una educación y en este país , en mi opinión , de forma poco acertada , existe un exceso de “paternalismo” en todos los ámbitos que van desde la familia  a la escuela y a menudo la administración, hablo de esos valores con los que se educó mi generación que van desde el respeto, la comunicación, el esfuerzo, la meritocracia y porque no, de generosidad, desgraciadamente nada tiene que ver con lo que vemos en la calle, el ejemplo por muy retórico que sea es que no se respetan ni abuelos, ni padres, nadie escucha más allá que su smartphone, la forma de conocerse es el facebok o Instagram, no hay que esforzarse mucho para pasar de curso o hacer un erasmus, becas para todo el mundo, poco control en subvenciones y los masters superan el curriculum, en vez de ser al revés, o sea nada que ver con un modelo en que se premie el talento y el trabajo , por eso la gente a menudo no aspira más allá de mantener sus mínimos y su mediocridad.

Claro que es mejor predicar que dar trigo, pero por desgracia los que publicamos opinión, no podemos hacer otra cosa, aunque yo tengo la fortuna, de poder seguir ejerciendo cierta actividad docente y trato de actuar en consecuencia con lo que pienso con la esperanza de que exponiendo mi verdad me sienta un poco más libre.

Es-que-ya-no-somos-robots

 

Hace unos días, cayó en mis manos un informe muy interesante, hablaba de aquellas tareas y empleos que podrían ser realizadas en un futuro próximo por robots, elaborado-supongo- con la rigidez  esperada por McKinsey Quarterly , analizando las funciones laborales, susceptibles de poder automatizarse en el futuro.

Así por ejemplo, la dirección de personas se le considera “difícil” de robotizar, mientras la interacción con otros, parece más fácil, tema  interesante  en lo referente a los trabajos físicos, en que somos perfectamente reemplazables, también es relevante que en Educación, pueda ser automática la aplicación de conocimiento, a saber de  qué conocimiento hablamos.

El artículo concluye advirtiendo que la robotización podría transformar el entorno laboral, dejando al criterio de los líderes la decisión de automatizar aquellas tareas en función simplemente de la productividad y yo diría más bien de “reducir costes”.

De hecho en el siglo XX, ya se produjo un cambio en la forma de trabajar, la maquinaria, las cadenas de montaje, la organización de la producción en serie, buscaban objetivos de rentabilidad y en este siglo, el desarrollo tecnológico y la digitalización de todo, van por el mismo camino, o sea producir, muy barato y vender muy por encima de lo necesario.

Lo que para algunos puede resultar un avance en las formas de organización y dirección empresarial  y un signo  evidente de prosperidad, para otros, como yo, no es otra cosa que  la aplicación del materialismo “a saco”, que persigue por encima de todo el enriquecimiento de algunos y el sometimiento de la mayoría a los mandatos de un mercado repleto de bienes y servicios, la mayoría prescindibles y que lejos de mejorar la calidad de vida de la gente, la llevan a la más absoluta opacidad, pervirtiendo su capacidad de decisión individual, al convertirlos en rehenes de un sistema del que es difícil escapar.

Cuando la capacidad de decisión, no deriva de un razonamiento libre, cuando el método, la inercia del sistema o las decisiones de “otros” superan la posibilidad de dialogar, discutir o en su caso buscar nuevos caminos, es lo más parecido a la robotización. El robot no piensa, no decide, no inventa, o delibera, ni siente y este es el escenario tan cercano que ya vemos en muchas empresas, hoy tenemos hasta jefes robots, incapaces de pensar por sí mismos que aplican lo que les han programado, y lo vemos a menudo en nuestra vida diaria, camareros que no escuchan, dependientes que no saben, obreros pendientes de la hora del cierre, millones de “aplicadores” incapaces de pensar por sí mismos.

Y en la calle, familias en las que cada miembro sólo habla con su móvil, comunicación forjada en la base de frases hechas”ya te llamo” “ a ver cuando cenamos”ó este “hasta luego” que evidencia poco más que una rutina, la gente se escapa de sí misma ya sea para comprar “un master” apuntarse a viajes organizados o comida en conserva. ¿Cuántos aventureros hay? ¿Quién cocina para los suyos? O mejor…¿quién es capaz de cerrar el televisor en la comida y hablar con sus hijos? , Quien te llama para saber como estás? , Quien te reconoce lo bien que haces tu trabajo? ¿Quién te evalúa y te lo dice? ¿Quién estudia simplemente para hacer mejor su trabajo?  Pues eso, ya casi somos robots.

Andas-siempre-con-lo-puesto

Como dice mi paisano Serrat,..”uno sólo es lo que es y anda siempre con lo puesto”  y ya toca que pensemos  en voz  alta, porqué la gente se ha llegado a creer que a base de disfrazarse, de comprar masters o de estar cerca de gente que parece que tenga poder, le cambia la cara -veáse la cara de imbécil de los comparsas de fotos o que salen en la tele- ignorando que los demás pensamos que no tienen cara de nada y todo este envoltorio no es más que el “bótox”que pretende una imagen y una presencia que no son suyas .

Que ya no vale el engaño, vale? que este es un país con mucho plástico, capaz de adaptarse a lo que otros inventan cada dia, sin una pizca de coraje para cambiar nada y que conste, que no voy de pesimista sino todo lo contrario, soy de lo más optimista que corre, porqué aún creo en la gente de mi alrededor, naturalmente no espero que cambie nadie, pero yo sigo siendo capaz de aprender a conocer un poco más,  respetar todo lo que pueda y ser más generoso o a lo mejor más compasivo, para ayudarme a estar mejor.

Analizar como hemos llegado hasta aquí a nivel de sociedad, no debiera ser difícil para un amante de la historia clásica como yo, baste repasar como acabó el imperio romano en el siglo V de nuestra era, en realidad no fueron los bárbaros, tampoco la decadencia de sus costumbres, ni siquiera la división del imperio o la incompetencia de sus líderes, simplemente no  se adaptaron, no escucharon y no entendieron que en el fondo aquellos “bárbaros” venidos del norte simplemente querían vivir como ellos pero no querían que se les obligara a ello., todo el mundo tiene derecho a decidir su forma de suicidio, aquí construimos bombas para que se mate la gente, acabamos con el ozono y los hielos y nos despedazamos en el mercado, haciéndole creer a la gente que la superación como ser humano , consiste en mejorar su capacidad de compra.

Esta reflexión funciona cuando pensamos en la democracia, la verdad es que es otra utopía porque en la naturaleza del ser humano, cada uno aspira a ser distinto de otro, igualar para superar o como mínimo ser distinto, no somos hormigas si podemos evitarlo, el 75 % de la humanidad nace predeterminado a esclavizarse en otro mundo el tercero o el que sea, aquí sólo  te esclavizas al consumo.  Que querías de joven? ser distinto, dejarte el tupé de los Beatles, ahora hay que piercing..earse , tatuarse, twitear , o anti-vestirse, y todo para ser feliz.

No nos gusta pensar, porqué siempre es más cómodo que piensen otros, antes estudiar para tener un título daba trabajo, ahora ni éso, por éso nadie estudia más de lo necesario, ni quiere aprender mucho, quizás porque tampoco mucha gente quiere enseñar más allá de su obligación salarial.

Yo creo que la solución de todo ésto y lo digo por experiencia, consiste en tratar de descubrir alguna cosa que seamos capaces de hacer bien, buscar la forma de aprenderlo mejor que los demás,  practicarlo todo lo posible , sea aquí en Pekin o en Pokón ,y dedicarse lo máximo a llevarlo a cabo, sin  más disfraz que lo que uno lleva puesto, creer que los títulos académicos, los masters y toda la parafernalia, no valen más que el auténtico conocimiento, que es “hijo” de la práctica, la persistencia o mejor ,”la voluntad” obstinada y que seremos útiles , si somos competentes para solucionar algo a otras personas y al final cuando alguien nos mire le diremos que somos lo que tiene delante de sus ojos y  ojalá que lo mejor que lleves puesto en este momento, sea una sonrisa, Buena suerte!!