Category Artículos

El puente sobre el rio Paro

¿Se acuerdan del milagro español del siglo XXI? Sí hombre, cuando España se creía potencia mundial, crecía más que otro país en Europa y construíamos tres veces más casas que nuestros vecinos alemanes y franceses , más o menos como en el sueño que describió el profeta Daniel al buen Nabucodonosor, salvando el pellejo por eso.

Se trata de aquella historia, que los de mi generación estudiamos en el antiguo testamento (Daniel VII:24-25) y que para resumir, diré que iba de un gigante de hierro, con pies de barro, ay de mí y con las lluvias que cayeron se derritió, en forma de las subprimes, bolas de nieve y otras utopías en forma de codicia financiera, que permitieron que se enriquecieran algunos, los de siempre y que se hipotecara medio país, pagando una plusvalía de hasta un 50 % por casas que valían la mitad, cuyas consecuencias ahí se han quedado, inmigrantes exhaustos y decepcionados, abandono de estudios de los jóvenes para peonar en la construcción y créditos de hasta el 110 % de la garantía, todo eso, sumado a la recesión mundial nos han llevado a eso.

¿Crisis? Pero ¿de qué estamos hablando? Esto no es una crisis, sino una tragedia real, un cambio de sistema y de valores, la gente está indignada, pero no sólo porque no tiene trabajo, ni casa, ni dinero, sino porque se siente engañada, por aquellos en los que confiaba, porque se siente manipulada por unos medios siempre al dictado del caciquismo de turno, porque  estamos rodeados de gurús y demasiados economistas  que quieren jugar al tarot, pero que no saben nada de la realidad que les envuelve, más allá de  cifras y teorías que quizás sirvieron en otro tiempo pero que ahora no valen para nada, ya que del pozo se sale sólo con esfuerzo, o dicho de otra forma “para sacar petróleo , hay que perforar” o sea, “mojarse el culo”.

Todo es mucho más simple, sólo hay que entender un poco la naturaleza, cuando siembras  un árbol  de plástico, no esperes que germine nada nuevo, si quieres flores, serán de plástico y  sólo verás lo que pones, pero nada nuevo brotará por sí mismo. Vivimos en un país que no sabe dónde va, sin madurar en las reformas básicas, educación, justicia o laboral, que ningún gobierno acometió,  especialmente cuando podía, con políticos mediocres y a remolque de las estadísticas  y las elecciones.

Educar no consiste en traspasar conocimiento, sino facilitar las bases para que cada uno lo adquiera, el puesto de trabajo no se defiende con años de permanencia sino aportando valor, siendo competitivos y  conjuntamente con el empresario, un funcionario no es el resultado de una oposición, sino alguien con vocación de emplear su talento al servicio de la comunidad y las cosas no tienen mayor precio que el valor que les damos.

Menos mal que no hay 5 millones de parados, sino estaríamos en guerra civil, pero el remedio contra el fraude y la bicoca de las subvenciones o los cargos duplicados, es la confianza  en un sistema y en la gente que lo lleva a cabo, si hay que ayudar a alguien debe ser a los emprendedores, para que puedan ser más y mejores, apoyando innovaciones, búsqueda de nuevos mercados, facilitar la contratación de gente senior , con talento ó  educar en la alternancia, como la Ley 2002 – Le bilan de competences (Francia) con 400.000 estudiantes que alternan sus estudios con un trabajo en la empresa, ésto sí que forma parte del camino y es uno de los  auténticos puentes para cruzar el rio Paro, tomen nota si quieren.

Preocúpate y Ocúpate!!!!!

Preocuparte y ocuparse. Por Miquel Bonet, Director del Programa de Competencias de la Universitat de Barcelona iL3

Trabajo en una universidad (UB)con  más de 500 años de historia, en la que además de formar y acreditar grados de miles de alumnas y alumnos, queremos que esta formación sea realmente útil en el mundo profesional y que la aportación de valor que puedan hacer individualmente, contribuya al desarrollo y la competitividad de las futuras entidades  en las que verán crecer su talento, nuestra fórmula es sencilla, para los tiempos que corren, pero hay que creérsela y aplicarla, “no te preocupes por tu futuro, mejor OCÚPATE “.

Porqué aquí estamos hartos y los “indignados” aún más, de que la gente nos vaya diciendo lo que hay que hacer, ya está bien de debates sobre los problemas que tenemos, porque notamos que, al final, lo enmiendan con cuatro parches, que no convencen a nadie y todos se quejan, los sindicatos que siguen con “su estado del bienestar” pero pagando los demás, los empresarios que en una prueba de resilenciasin límites, siguen arañando algo de flexibilidad, pero sin soluciones radicales que deberían venir por ley y que deberían creérselas también los jueces sociales, para que pensaran un poco más en el lado de la empresa.

Lo digo en mi libro “Búscate la vida”y no me canso de repetirlo en mis conferencias, cursos, debates etc. por todo el país,. Cuando uno busca trabajo, lo primero que debe hacer es “ocuparse” en buscar trabajo, porqué ésta es su tarea principal, no se trata de recetas mágicas, sino de reflexionar un poco, en lo que hacemos mal para  empezar a hacer las cosas  bien.

Y lo primero que hacemos mal es “preocuparnos” y dedicarnos a ir por la vida y a las entrevistas, con cara de espanto (baste ver la mayoría de fotos photomaton de los CV) todos parecen asustados, serios o indiferentes, mientras los “empleadores” esperan seleccionar caras optimistas que desprendan cierta esperanza y  además, con ganas ¿sabeis una cosa? En un país como éste, no hay ningún contrato de trabajo legal que sea “contrato basura”, al final te pagan en función del precio que tiene tu “cualificación profesional” en el mundo laboral y por tu actitud, los precios los pone el mercado y la gente que compra, por ejemplo, si hay un millón de pisos por vender, la mayoría se han construido en lugares que no interesan a nadie, porque los “buenos” siguen siendo caros y si antes se pagaban más de 2000 euros/mes por mal emplearse en la construcción, resultó ser una gran mentira y si dejaste los estudios en su día por eso, vuelve cuanto antes a la escuela para formarte y competir.

De  verdad, si estás preocupado por tu trabajo más vale que te ocupes, en primer lugar de conservar el que tienes, porque muy pronto no existirán los “blindajes” y si en tu empresa no aportas valor y pueden contratar a alguien mejor, lo harán, se acabarán igual que las subvenciones, habrán ayudas pero no podemos soportar tanta clase pasiva. Pero si quieres encontrar un trabajo y salir adelante, ésta sería una buena fórmula:

Saber lo que quieres o al menos lo que no quieres, para no perder el tiempo, eso se llama enfoque, hace falta gente que sepa lo que sabe hacer y esté preparada para ello.Luego, mucha disciplina y pasión,  nos motiva hacer lo que nos gusta y no nos motiva nada el trabajo por el trabajo, descúbrelo y dedícate a tope en ello y no olvides algo muy importante que se ha perdido, que es el orden y la disciplina, hay que perseverar , tener claro el objetivo e intentarlo tantas veces como haga falta,  cada mala entrevista te enseña a hacer mejor la siguiente y por último ponte en forma y confía en ti, si haces todo lo que puedes, al final saldrá bien.

Viviendo vidas ajenas

Viviendo vidas ajenas. Por Miquel Bonet Anglarill, Director del Programa de competencias de la Universitat de Bacelona iL3

Se dice que hay gente, que se dedica a vivir la vida otros,  esto suena muy bien, si lo queremos tratar desde la prespectiva de la filosofía  de moda sobre mentoring ó  liderazgo de la inspiración siguiendo al maestro, pero quiero ser más vehemente y ecléctico en este tema y    presentarlo desde la óptica de aquel que se beneficia del esfuerzo de otros, un parásito más que una rémora a la que le toca acompañar y sufrir las inclemencias  al lado de su “nodriza” de la que se alimenta.

He llegado a la conclusión de que uno de los valores genuinos de este país, está basado en la supervivencia de cada individuo, siempre y cuando sea posible, basada en el aprovechamiento del esfuerzo de los demás y no quiero demonizar más, a los políticos , ni especuladores, ni intermediarios, ni siquiera sindicalistas, no hablo de nadie ni de nada más que de valores, eso que “mamás” desde la cuna y que subyace en la calle y en la vida social.

¿En que baso esta modesta tesis? Pues simplemente en el análisis de los resultados o las consecuencias, porque no deja de ser una coincidencia que en este momento los países más “tocados” a nivel de credibilidad financiera, sean Grecia, Portugal , España, Italia e Irlanda, todos muy al sur de Europa-excepto Irlanda- y además muy católicos, ortodoxos ó romanos y obviamente cristianos, pero con interpretación de valores muy distinta.

Naturalmente poco sé de la reforma y contrareforma de Trento, más allá de lo que he estudiado y me  ha contado mi docto amigo Jaume, a través de las manifestaciones artísticas de la época,  especialmente la transición del renacimiento al barroco, pero me da que pensar, como  coexisten dos sociedades hermanadas por idéntica creencia cristiana, aunque tan distintas en su desarrollo vital,  pues católicos y calvinistas, poco tenemos que ver en muchos valores básicos, como la familia, el trabajo, la cultura, la autoridad, el esfuerzo  etc. etc.

He observado, tomando como referencia la obra  de Max Weber “la ética protestante y el espíritu del capitalismo”, que más allá de la predestinación reformista antepuesta al curriculum de “obras buenas” del catolicismo,  destaca en los países con mayor influencia protestante, una visión racional del trabajo, el éxito como consecuencia de hacer algo bien, se aplaude el triunfo ligado al esfuerzo, competitividad y libre empresa son vistos como un mérito, los padres actúan más como “lanzaderas” de sus hijos, que como “eternas niñeras”.

Por otra parte y sin ánimo de generalizar, los católicos, que nos somos capaces de interpretar la palabra divina sin la ayuda del cura, precisamos símbolos , imágenes, demostraciones hostentosas de culto y si bien admiramos en parte el esfuerzo de los demás, al final , siempre acabamos “derribando” al ídol@, es fácil criticar el triunfo del talento, justificándolo con “enchufes” favores de toda índole, traición o simplemente suerte.

Aunque sólo son simples reflexiones, creo que no puede vivirse alejado de los orígenes de cada cultura, pues el pasado ayuda a entender el futuro, quizás si cambiáramos la envidia por admiración, la subvención por inversión en uno mismo, podríamos dejar de vivir vidas ajenas, sin compararnos con nadie, ni compadecernos de nosotros mismos, enterrando las frases como “es que todo va mal, hace mucho calor, no hay trabajo, se lo dan a otros” y recurrir al dicho de nuestras abuelas, “madrugando, con mucho estudio y trabajo, probablemente saldremos adelante”.

Elogio a la incompetencia

Elogio a la  incompetencia. Por Miquel Bonet, Dtor del Programa de Competencias de la UB-iL3

Mi colega y amigo el Dr.Gabriel Ginebra, acaba de sacar un libro, que recomiendo, sobre la gestión de la incompetencia, mi docto compañero, que es indulgente por fidelidad a sus valores  y por su sabia prudencia, dice que “los peores incompetentes son los que saben como se hacen las cosas, pero no las han hecho nunca”; respeto su opinión, pero creo que aún hay una incompetencia mayor y es la que  diariamente “soportamos” en la vida civil de todos los días, a saber, aquellos que ignoran su incompetencia pero, actúan y toman decisiones creyéndose geniales.

No hay peor tonto, que el que se cree listo, y es que se deberían releer  los clásicos para aprender a vivir en esta zozobra en la que hemos convertido  a nuestro mundo.Lo peor de todo, es que superada la gran guerra , todo el mundo, especialmente occidental, se ha creído redentor de su entorno, cuando en realidad, la gente normalmente no necesita que la salven, basta que le expliquen como le ha ido a cada uno con la experiencia vivida.

¡Es todo tan simple! que la complicación se me antoja perversa y acaba siéndolo, porque hay intereses detrás. Para mí hay una realidad concreta, a la gente lo que de verdad le interesa es lo suyo, puede que hayan algunos románticos, ilusos o vocacionales, pero los demás, lo que queremos es sobrevivir lo mejor posible y si hay conciencia, hacerlo sin llevarse a nadie por delante, con eso basta.

Pero mira por donde, los políticos y muchos directivos llevados por ideas, que las tenemos todos y por pocas creencias, porque suponen compromiso y a eso nadie se apunta,  pues bien, esta gente se apunta al carro de “policía salvadora de los demás”, te venden de todo, te dan dinero para que compres y cuando estás embargado hasta las cejas , te quitan hasta los medios para que puedas pagar, te hablan de respeto y fisgonean en tu vida, controlando incluso tus necesidades fisiológicas, te engordan para venderte productos de dieta, te prometen antes de votar y luego se gastan tus impuestos en su sueldo de poltrona y el consiguiente retiro que tú ni siquiera soñarías.

Y en toda esta farsa.¿Qué pasa con el ciudadano? Pues que no es nadie más allá de su capacidad de compra, sólo aparece como unmendigo  rehén de las frustaciones de otros y antes y después será una carga para los demás-ancianos y niños-, justo lo contrario de lo que sucede en otras culturas a las que señalamos como atrasadas, en las que se da culto a la familia, al respeto y hasta la gente sabe en qué consiste comunicarse entre ellos, sin necesidad de “maquinitas”.

Vivimos víctimas de la incompetencia de los que tienen el poder, en estos tres  últimos años, habremos leído cientos de artículos de teóricos economistas que nos explican como salir de la crisis, pero no habrán llevado ninguna idea  a la práctica porque estamos igual o peor y no vamos a salir bien, porque ya entramos mal, me explico, España es un país regular tirando a pobre, pero que se cree rico, porque gasta como los ricos, es como si uno se compra un Mercedes de 3º mano y piensa que es el rey de las “quimbambas“, que no, que salir por la tele no te hace más inteligente, ni siquiera sacar títulos o masters en la universidad, que ser famoso no es ser mejor,  han bastando dos vendavales macroeconómicos, para que cayera el castillo de naipes y al final , sino queda la familia, la confianza individual y las ganas de trabajar, pues no hay más.

Parece ser que, por primera vez en la historia, las nuevas generaciones van a vivir peor que sus padres, aunque tengan mejor formación, quizás  por eso, yo sigo desconfiando de los que parecen competentes y prefiero descubrirlas en la gente de oficio, a los que no hace falta preguntar,  basta observar simplemente como hacen las cosas, como hablan, miran y actúan , los demás directorcillos, mandamases o ejecutivos de Karaoke, no son más que farsantes incompetentes, cúidate de ellos.

El jarrón y la confianza

En mi dilatada vida profesional,  no tuve demasiados jefes,  me lo perdí, me confieso algo anárquico, difícilmente repito un método, soy disperso, independiente, incluso es posible que mi pasión por el trabajo, me ocultara de la necesaria tutela de un maestro, ahora me doy cuenta de que la tutela de un mentor, hubiera encauzado, aun que fuera a costa de mis errores, un destino probablemente de mayor trascendencia pública , quien sabe, incluso mi admirado Leonardo , tuvo en el Verrochio, la figura de un mentor que sin sostener su talento, le ayudó a explorarlo.

Uno de mis pocos jefes, muy decisivo, porqué me enseño que la bisoñez se corrige con pasión trabajo y sabiduría, me explicó en una frase el origen y el final del significado de:confianza, “·Imagina un jarrón que se rompe, puedes pegar todos los trozos y recomponerlo, pero jamás será el mismo” y algo de eso, está sucediendo a nuestro alrededor y las luchas políticas, la debilidad del poder a la hora de reformar, el estado de ánimo de la gente, incluso el movimiento de los indignados lo único que reflejan, es la historia de un país que no cree, que no confía en nada , ni en nadie y eso es lo peor que nos han robado en los últimos tres años.

Se rompió el “hechizo” del jarrón del bienestar de mentira, se acabaron los créditos, pero no los pisos  y el gobierno ha pasado de pagar una renta de 1.500 euros por habitante y aceptar millones de emigrantes, a no saber como sacarse de encima el problema social y deber 13.000 millones de euros a las pobre pymes , profesionales y autónomos, a los que encima les ha cobrado 1.800 millones de ivas, sobre lo que no pagan, y encima se ha cargado el crédito exterior, ha tirado el dinero construyendo aeropuertos inútiles (Le Monde  12-06 pag3 ) vendió “nuestras” reservas de oro a mitad del precio actual, vamos que son “genios de la administración de bienes públicos” y lo peor de todo, es que se han cargado la confianza , que es lo más precioso que tenemos junto con la esperanza, y aguantan su “poltrona” contra viento y marea, porque saben que no la ocuparán en varios años.

¿Cómo no va haber indignados, perplejos, hastíados y sobre todo, indiferentes, la gente de bien y la que vive de su trabajo, no  cree en la clase política ¿se enteran? los que se hacen llamr intelectuales, no lo sé, porque ellos viven precisamente de eso, de hacer pronósticos, que casi nunca se cumplen y de anunciar las vigilias después de las fiestas,  pero los que nos vestimos por los pies y tenemos un despertador alas 7 de la mañana, algunos antes, sabemos que el mundo se construye con hechos, nunca con palabras, ni parábolas, ni sermones, los docentes sabemos que por muchos masters que impartamos, al final la experiencia de la calle, es la que señala al “maestro”, lo otro sólo es un papel.

Necesitamos un Obama, tanto como que se llenen los hoteles este verano y que haga buen tiempo, porque el turismo es el único recurso fiel,  del que también podríamos aprender, porqué entra de lleno, en las razones y la solución de la crisis, ¿Qué de donde vienen estos clientes dispuestos a pagar por un pedazo de sol, un lecho y muchos servicios?  Pues de fuera y algunos de dentro  y eso es lo que hay que potenciar, vender fuera lo que no vendemos aquí, innovar, copiar, crear y competir en nuevos mercados, sin perder los viejos, puede que así no  recompongamos el “jarrón” pero si nos recuperamos , quizás ganemos lo suficiente para comprar otro.

El secreto de Guardiola

El secreto de Guardiola. Por Miquel Bonet,Director del Programa de competencias de la Universitat de Barcelona iL3

No se preocupe, esta vez la culpa no la tienen los bancos, ni las subprimes, ni la crisis dichosa,   simplemente unos señores que se dedican a darle patadas a un balón y a hacer bien su trabajo, acaban de coronarse como la excelencia, o sea los mejores del mundo y eso no es un milagro, si no más bien, la convergencia de dos factores, tener un buen trabajo para hacer y hacerlo lo mejor posible, no hay más.

Me comentan que el caso de “Guardiola y el Barça” se va a estudiar en las escuelas de negocio Iese,Harvard  y otras, va bien, porque acercar al espacio de la formación, los éxitos destacables  del dia a dia, nos sirve a los docentes, para validar lo que explicamos de forma teórica y así mantenemos la motivación de nuestros alumnos avanzados y como nio, constituye un incentivo para nuevas generaciones.

Pocas veces, lo que trazas en un papel, como el “plan perfecto” llega a culminar en la perfección como en este experimento de trabajo  igual a éxito absoluto, porque ya se sabe, las circunstancias, las personas, las directrices y a veces, las condiciones del entorno, modifican el producto final, pero esta vez, no ha sido así y ha salido la ecuación perfecta.

Ya se habla del secreto de Guardiola, que si la cantera de la Masia, o sea el resultado de una buena “selección”, que si la marca o elbranding, con lo que cuesta en las empresas atraer, desarrollar y fidelizar talento, o ¿es cosa del líder? Pues no sé si hay muchos directivos, humildes, austeros, que escuchan a la gente y además son buenos técnicos, que han sido obreros antes que capataces y encima “románticos” y casi poetas del fútbol , que consiguen la excelencia, ¿o será por la casualidad? No creo.  Hay otros líderes  que fundamentan su autoridad en la exigencia, gestionar el amor propio de un grupo de mercenarios, buenos profesionales, eso sí, pero someterlo todo, al resultado final y quejarse mucho, ¡ay  si los envidiosos cambiaran envidia por admiración!, todo sería más fluido y además podrían aprender algo de los errores.

¿El secreto?.Te lo voy a contar porque conozco a mis paisanos y los que nacimos a la sombra de la montaña sagrada de Montserrat, lugar telúrico por excelencia, aunque sin dejar de creer en vírgenes y druidas, confiamos, aún más, en el secreto del esfuerzo, en hacer las cosas bien para que salgan mejor, en respetar a los demás, ayudándoles a que descubran lo mejor de sí mismos y que un equipo no es más que una rondalla, en la que la gente se da la mano, mientras baila  rodando con sentido, dirigiendo los pasos hacia un objetivo  común. El secreto de Guardiola, es que no hay secreto,sólo trabajo, mira por donde.

Una vez  me contó un amigo, hoy, mago de los fogones, que el secreto de la cocina bien hecha, consistía en contar con buenos ingredientes y manejar la cocción, eso y mucho amor por lo que haces, incluso pasión creativa y al final todo sale, eso lo hacen bien nuestras pymes y buenos profesionales y lo hacen fatal los políticos que viven a 4 años vista, obcecados en la elecciones y también los que aplican esta gestión cíclica del corto plazo para sacar su “pelotazo” en las empresas o en la vida, por eso los gobernantes del país, sintiéndose nuevos profetas del keynesianismo y con un realismo Disney-dantesco, con toda complacencia, pasaron de  fanfarronear como supuesta 8ª economía del mundo, a los 4,5 millones de parados, de regalar 1.500 euros a cada español, a suprimir cualquier ayuda mínima para subsistir, puede que la vida no sea lo mismo que el fútbol, pero como decía Sócrates, se conoce más a una persona”jugando” un dia con él ,que en toda una vida, por tanto, si crees que lo que haces no va a ningún sitio, más vale que te “reinventes” y cambies tu actitud, porque para acabar mal, es mejor que no empieces, pero si lo haces, házlo a gusto y si no, quédate en casa y no entorpezcas.

Porque son mejores

Porque son mejores. Por Miquel Bonet, Director del Programa de Competencias de la Universitat de BarcelonaiL3

Estamos en un mundo “resultadista” sin duda, la repetida transformación de valores, de la que habla todo el mundo y que unos, con cierta y lógica añoranza, definen como el final de un ciclo  y otros como una simple transición, evidencian sin duda en ambos casos, que nuestro mundo global, innovador y sin duda incierto, ha situado en la cumbre del éxito vital, la obtención del éxito económico, por encima de todo lo demás.

“Tanto tienes tanto vales” dicen las sociedades burgesas, sin ninguna réplica, porqué ya feneció hace tiempo el modelo marxista de las plusvalías, del trabajo, sustentadas únicamente por los que siguen viviendo, o mejor “chupando” de eso, léase la mayoría de sindicalistas y la voracidad  inagotable de los “irrepeefes” , que a menudo confunden solidaridad con patrocinio obligado, aunque nada tenga que ver.

Si el mejor es que el triunfa, sus resultados lo avalan y justifican y como ejemplo reciente, ahí tenemos el fútbol, con todo lo que rodea esta industria, capaz de movilizar miles de millones de personas y de euros, por tanto, un tema serio, del que casi todo el mundo sabe o al menos se atreve a opinar, pero que pocos , los menos, saben demostrar, o sea que, estamos ante un fenómeno parecido al de los “gurús” de las empresas, los libros del “como” y las miles de historias que contamos en conferencias, cursos, debates y donde nos dejan, a los que nos dedicamos a esto.

Lo que pasa, es que como ocurre en alguna ocasión, a base de tanto hablar de ello, desde la idealizada teoría, al final, puede que alguien, acabe dándote la razón, ya que escribir un manual de lo que sea, siempre es fácil, hacerlo posible es un milagro y sino que se lo pregunten a los millones de lectores y/o usuarios de cursos de transformación, ya sea de dietas alimenticias, proyección espiritual o simplemente métodos de management, aunque me consta que los que escribimos,  lo hacemos con la mejor intención, pero olvidamos que cada persona es única e irrepetible y que nos medicina para tod@s, pues lo importante, no está en el mensaje por bueno que sea, sino en la práctica.

Pero , mira por donde, todos los que escribieron teoría del futbol, incluídos los ingleses que lo inventaron, se encuentran con que un equipo, el Barça obviamente, cumple todo lo que se dice, sobre motivación psicológica, liderazgo, trabajo en equipo, empatía, resilencia, flexibilidad, racionalidad de recursos, eficiencia  y también productividad, vamos , la empresa ideal, el trabajador idóneo, la gestión del conocimiento, la innovación, los valores y la actitud, todo junto y al mismo tiempo, un milagro ¿magia, alquimia? No, nada de eso, sino fé, fé en un sistema,fé en la gente, fé en el propio sentido de la vida y un líder comprometido de verdad, al servicio de los demás, pues al final sólo recibes lo que has dado.

Para los dudosos, no hay ningún “porqué” más allá del trabajo bien hecho, en la confianza en las propias fuerzas y en la humildad para aceptar el éxito, porque el tema no está en contarlo sino en hacerlo posible y como bien dice mi admirado colega y amigo JavierFernandez Aguado, al final, liderar va a ser ocuparse que cada uno haga bien lo que sabe hacer y entonces los que ganan acostumbran a ser simplemente,los mejores.

Y encima, elecciones

Por fortuna, siempre existen conciudadanos optimistas, que siguen esperando de los políticos,  posibles cambios, a partir de las elecciones municipales, cuya campaña empieza en el mismo dia en que  me he decidido a compartir contigo, querida/o  lector/ a, estas líneas.

Por mi parte y sin perder la esperanza, pues nada  humano mes es ajeno, debo invocar la famosa  frase que el noble Lampedusa, dictó en El gatopardo, ” habrá que cambiar, para que nada cambie…”, y yo añado, pues que miseria y que lástima de oportunidad perdida, aquí no se trata simplemente de quien mandará en cada ayuntamiento, y digo“mandar” que nada tiene que ver con dirigir o liderar, que sería escuchar y empatizar con la gente, que lo estás pasando mal, entre el acoso de los bancos y el de la calle, no hay una sola familia digamos “normal” que no tenga un parado y  además, sin fútbol  y con el “salvame” y demás payasadas televisivas de vacaciones, no quedarán sonrisas que impidan llorar las indecencias de un país que no sabe a donde va.

Mientras las empresas están haciendo milagros para sobrevivir hasta fin de mes y pagar los salarios, la administración sigue gastando millones en campañas electorales, multiplicando servicios innecesarios, duplicando sillas de inútiles parlamentos gracias a este nefasto“café para todos”que sirvió como antesala de una larga “siesta ” de políticos que parecían más o menos sensatos en los años 80, pero que se fueron, dejando la herencia de un país dividido, que objeta incluso el derecho democrático de un partido a presentarse a unas elecciones.

Aquí cabe, hasta la insidiosa pregunta “mouriñiana” del ¿porqué?¿porque?, pues porque la respuesta está en la calle, en los más de 4 millones de parados, en el colapso en justicia, en los fondos europeos desaprovechados, en los padres “incompetentes” que permitieron que sus hijos fracasaran escolarmente, para hacerse mileuristas de la construcción, hace sólo 3 años, o que se compraran un vehículo con el primer sueldo, la respuesta está en este desequilibrio entre universitarios y la malaprovechada FP, cuando no existe un trabajo más hermoso, que tener un oficio, algo que aprendieron y han sabido aprovechar algunos políticos , que siguen medrando sin  aportar valor añadido a la sociedad de la que viven.

Lo único que deberían hacer los políticos en campaña sería transmitir esperanza, aunque para ello deberían creérselo y predicar con el ejemplo. Desde las últimas elecciones, hemos pasado de la euforia de un  tipo de país que no era, repartiendo dinero y permitiendo  endeudamiento en los municipios, dilapidando millones en obra civil innecesaria, soterrando avenidas para crear algunos metros de jardín, aprovechables sólo para unos cientos de ciudadanos, mientras obviaban políticas reales de inserción social y dedicadas a ayudar a la empresa, favoreciendo la flexibilidad en horarios y ocupación, limitando impuestos no ligados a producción, privatizando servicios como la orientación profesional o incluso la gestión de los subsidios de desempleo, y creando más infraestructuras industriales y menos lúdicas.

Les diré una cosa más, un país en que los programas de mayor audiencia son nocturnos ,  en que la gente no amanece con el sol  y que ha generado segmentos de población abonados al subsidio o a las ayudas, desechando la cultura del esfuerzo, del buscarse la vida y con la connivencia de los progenitores, nunca va a ser potencia de nada, porque la excelencia se gana con el esfuerzo y aquí sólo existen la fe en este sol veraniego, que nos trae muchos turistas para alargar un año más la mediocridad que nos invade.

Aprender Viajando

Aprender Viajando. Por Miquel Bonet, Director del Programa de Competencias de la Universitat de Barcelona –iL3

Alguien dijo una vez que viajar enseña mucho, quizás por ello no he dejado nunca de hacerlo, en los últimos 48 años , mi trabajo me ha permitido conocer  muchos mundos, unos cercanos y otros ausentes, y confieso que siempre he regresado mejor y con más preguntas que cuando emprendí cualquiera de ellos, sin contar , claro está, la mayor satisfacción que no es otra que la interrelación humana, posiblemente lo único que justifica pagar peaje por esos mundos.

Hace pocas hora que he aterrizado desde Francia, esta vez  se trataba de disfrutar el placer de pisar tierra vecina y para ilustrar cuerpo y alma, porque al margen de ciertas “complejidades” atribuibles normalmente a algunos-no todos- ciudadanos de Paris, este país lo tiene todo en su “sitio” y dispuesto para que otros observen y aprendan.

Siempre admiré profesionalmente de los franceses , esta capacidad innata que tienen para sacar lo mejor de todo y venderlo  a los demás, por algo tienen en España, la mayor cuota en el mercado de la distribución , yo creo que más allá de la persuasión personal que siempre es subjetiva,  diría que “venden bien” porque lo “exponen bien”, empezando por lo suyo.

Sólo hay que cruzar la frontera para darse cuenta que estás en otro país, sin mirar los carteles, normalmente el orden y la racionalidad cartesiana, se rinden ante la belleza natural , los campos son estéticos, como los pueblos, las casas armonizan con las plantas, incluso las plantaciones siguen una simetría envidiable, que convierte el horizonte en un cuadro de luz y color y este “buen gusto” se adivina en los escaparates de tiendas humildes  destacando aquello que saben hacer mejor.

Me consta que las comparaciones son odiosas, pero recuerdo los años en que rendí tributo al marketing y los principios de esta ciencia, la  buena presentación del producto en el lugar adecuado contribuía a sus promoción y el precio “sólo” es consecuencia de los valores diferenciales  que puede persuadir al comprador, recuerdo una confiteria en Nantes, que fabricaba o distribuía ciertos caramelos llamados”rigollettos” que ofrecía el dueño a cada visitante para degustar, naturalmente se exponían en diversos formatos y bolsas , a cual más vistosa, el precio no tenía nada de atractivo, lo demás sí, y la actitud del patrón aún más.

De todo eso, habría que aprender, porque eso no lo explicamos en las Escuelas de Management, eso se aprende haciéndolo y los que más saben son las Pymes, los pequeños empresarios que dan color y riqueza  a un país, la verdad es que me propuse hablar de esto , lo antes posible, y lo estoy haciendo, convencido de que saldremos  adelante con actitudes semejantes por parte de todos y especialmente de estos empresarios enamorados de lo que hacen, el mismo día cenamos con mi mujer en un restaurante  bretón callejero, el dueño nos persuadió para sentarnos aunque nos sirvió una camarera  contagiada  por el entusiasmo del  jefe, resultó que era gallega y nos confío que trabajaba allí porque se ganaba “bien” y tenía dos días de fiesta, aunque iban a tope.

Otra lección más que añadir al gusto por hacer bien las cosas, el compromiso del patrón  confitero o restaurador, hay que rodearse de gente con ganas de trabajar, que no le importe “ir” donde está el trabajo, en vez de esperar que te lo lleven a casa, porqué eso no va  a suceder. Pues ¿Qué bien no?, para que luego digan que no se aprende viajando, aunque no basta con mirar el paisaje, también hay que estar atento  a lo que hacen los demás .

El bueno de “mou”

El bueno de “mou”. por Miquel Bonet,Dtor del Programa de Competencias de la Ub-iL3

No creo que la coherencia, sea algo que pueda aprenderse , ni tampoco  que pueda enseñarse, se  “es” de una manera especial, porque por encima de todo, a uno le gusta ocupar el rol que ha elegido y ya se sabe , que una cosa es tener ideas, por tanto trasmutables  y al alcance de todo el mundo y otra muy distinta, como decía Ortega y Gasset, “estar” en las  creencias.

De tanto hablar de talante, nos hemos olvidado que eso viene con la persona . Todos heredamos lo que vivimos en nuestra infancia, familia, maestros,  padres, a los que  empezamos obedeciendo ciegamente, hasta que llega el momento de reflexionar  por un o mism o,y así acabamos dirigiendo nuestra vida, como  buenamente podemos, porque al final, somos autónomos para asumir nuestro personaje y  hablando de todo eso, tenemos a un  “líder” de nuestro tiempo del que se va a hablar,por su trabajo y sobre todo por su coherencia.

Mourinho es sin duda uno de los mejores entrenadores de futbol, o coach, o manager o coun selling, como quieran llamarle, unpragmático que justifica todo su buen hacer en los resultados finales, para este profesional , las formas, el protocolo, las simples”palabras” que le sobran, solo tienen sentido, acompañadas de los hechos.

Ni pretendo glosarle porque no le conozco, ni mucho menos “entorcharle” porque no me va, ni  me apetece demasiado, pero su forma de hacer, de trabajar y de comunicarse con los demás, cumple a rajatabla, el prototipo del liderazgo, que muchos empresarios añoran  a estas alturas de la triste “cruzada anti crisis” que con mejor o peor ventura, venimos soportando.

Cuando se habla de meritocracia, los nombres  valen menos que los apellidos, por eso vivimos tiempos en los que se añora a la gente que sabe lo que quiere y a donde va, hay pocos  flautistas de hamelin y  por eso nadie puede seguirlos, no está  probado que el diálogo sea mejor que el decreto y así nos va con la reforma laboral, hay demasiadas brechas y se pierde mucho tiempo, aunque algunos piensen que manejar un equipo profesional , es un tema de psicología  y confraternidad, lo cierto es que en el mundo del fútbol  o en la empresa,  al final debe entrar la pelota, o cuadrar el ebitda, sino es así, perdemos  dinero, tiempo y votos.

Entre el pragmatismo, la soberbia y la supuesta antipatía delos “mourinhos” y la sencillez eficiente de los “guardiolas“, todos queremos estar con el último, pero siempre y cuando hayan resultados ¿no es cierto? Y de todo eso , lo único que deduzco, es que  cada organización, sea empresa, club deportivo o ONG,  para que funcione necesita un tipo de “líder” y no tiene porque ser del mismo estilo, por eso, a veces  sirven poco, todos los masters,    mapas de competencias ó manuales, enseñar  es objetivo pero aprender es individual.

A mí, de verdad, creo que el modelo ideal, es aquel que consiga  las expectativas propuestas,  empleando método y esfuerzo,  el que sabe que hacer con el talento de la gente, capaz de trazarse un proyecto y llevarlo a cabo , si con todo ello,el líder además es simpático, mejor , pero si no lo es,  tampoco importa, porque “mañana” o en el próximo ejercicio, empezamos de nuevo y lo único que no cambia es el espacio para jugar y el gusto de ganar, que al final es lo que cuenta.